Comer fuera aumenta los niveles de sustancias químicas en el cuerpo

0

Según un estudio, las personas que comen fuera de casa tienen un 35% más de sustancias químicas en el cuerpo que aquellos que consumen comida casera. Estas sustancias están relacionadas con enfermedades como asma, cáncer de mama, diabetes de tipo 2 y problemas de fertilidad,

El estudio, que fue publicado en Environment International, revela que comer en restaurantes o cadenas de comida rápida puede provocar una exposición mayor del cuerpo a productos químicos que alteran las hormonas y que se utilizan para aumentar la flexibilidad y la durabilidad del plástico.

Las sustancias químicas de la comida rápida

Estos productos químicos se llaman ftalatos o ésteres de ácido ftalático, y son un grupo de compuestos que se utilizan con frecuencia en el envasado de alimentos, y en productos como suelos, adhesivos, jabones y champús. En Estados Unidos ha sido prohibido su uso en algunos productos para niños.

Algunos alimentos como las hamburguesas y los sándwiches, estaban relacionados con niveles más altos de ftalatos. Sin embargo, solo se da el caso si se compran en puestos de comida rápida, restaurantes o cafeterías. Actualmente, solo en Inglaterra, hay un total de 56.368 locales de comida rápida, 4.000 más que en el 2014.

Para hacer el estudio, los científicos analizaron datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de Estados Unidos (NHANES). Los organismos realizaron la encuesta entre 2014 y 2015. Se pidió a un total de 10.253 personas que recordaran qué habían comido y la procedencia de sus alimentos en las últimas 24 horas. Los niveles de biomarcadores de ftalato se midieron en la orina de cada participante.

De todo el grupo, el 61% informó haber cenado fuera el día anterior. La asociación entre la exposición al ftalato y la cena fue significativa en todos los grupos de edad. Y lo fue aún más para los jóvenes, informaron los investigadores.

Los adolescentes están más expuestos al ftalato

Según los investigadores, la asociación de este compuesto químico con la comida fue especialmente presente en los adolescentes. Aquellos que han comido con frecuencia en los comercios de comida rápida han mostrado hasta un 55% más de sustancias químicas que los jóvenes que han comido en casa.

Pero los ftalatos también afectan especialmente a las mujeres embarazadas y a los niños. Así lo explica la autora principal, la Dra. Julia Varshavsky, de la Universidad de California en Berkeley:

“Las mujeres embarazadas, los niños y los adolescentes son más vulnerables a los efectos tóxicos de los productos químicos que alteran las hormonas. Por eso, es importante encontrar formas de limitar su exposición. Los estudios futuros deberían investigar las intervenciones más efectivas para eliminar los ftalatos del suministro de alimentos“, dijo.

El año pasado el alcalde de Londres, Sadiq Khan, lanzó una propuesta para prohibir la apertura de locales de comida rápida cerca de los colegios, como medida para luchar contra la obesidad infantil, que ya se ha convertido en una epidemia en la ciudad.

Sobre el autor

Estudiante de Periodismo en la Universitat Jaume I (Castellón de la Plana). Me encanta viajar, escuchar música y leer. Los conciertos y festivales son mi hábitat natural. También me gusta mucho la playa y el buen tiempo, por eso solo estoy de paso por Londres.

Deja tu comentario