Comienza a funcionar el Mexican Cultural Centre en Nottingham

Con el objetivo de promover y difundir a México en el mundo, ayer, 16 de septiembre de 2013, en el marco de las celebraciones del 203 aniversario de la Independencia de México, entró en funciones el Mexican Cultural Centre de Nottingham (MCC), el primer organismo itinerante en el Reino Unido, fundado y dirigido por el poeta, periodista y asesor cultural mexicano, Eduardo Estala Rojas.

Desde Nottingham, el MCC busca colaborar en la construcción de México a través de ciclos de conferencias, círculos de lectura, presentaciones editoriales, cursos de español y la coordinación de dossiers mexicanos publicados en medios de prensa internacionales, así como en su propio blog.

Este organismo cuenta con el apoyo de sedes temporales en espacios universitarios, institutos culturales, centros comunitarios, bibliotecas, librerías y plazas públicas. Asimismo, cuenta con la colaboración de académicos, investigadores, artistas, estudiantes, ciudadanos y diversos profesionales, como es el caso de Edgar Rincón Luna, poeta y diseñador gráfico de Ciudad Juárez, autor del logotipo de MCC.

Acerca del Dossier
El inicio de actividades del Mexican Cultural Centre está representado por la publicación de su primer dossier, en el que se reúnen voces desde Inglaterra, Estados Unidos y México, que nos invitan a reflexionar y dialogar acerca de La importancia de apoyar la cultura y el arte en México y desde el extranjero. Cada uno de los ensayos y artículos están acompañados por ilustraciones de José Santos, artista oaxaqueño, quien actualmente se desempeña como restaurador en el Museum of Royal Worcester de Inglaterra.

¿Por qué nos gustan y qué sentido tienen los bailes folklóricos para los mexicanos? Son las interrogantes con las que abre este diálogo, Ramón I. Centeno, candidato a doctor en política por la Universidad de Sheffield. «Estas preguntas tienen su importancia, y su respuesta permite entender –cosas que me quitan el sueño- por qué nos ponemos un sombrero de charro cuando vamos al estadio a apoyar a la selección mexicana de futbol», expresa Ramón.

«Toda cultura que se encierra en sí misma, está condenada a una muerte pronta», señala Gerardo Cárdenas, director de la revista cultural Contratiempo. A partir de las influencias que definieron los trabajos de Diego Rivera, Alfonso Reyes y Octavio Paz, Cárdenas destaca la necesidad de la creación autónoma y la internacionalización de la obra artística. «La obra de arte – bien se trate de un poema, una novela, un cuadro, una película – debe ser capaz de sostenerse por sus propios méritos frente a otras obras, en otros países».

Artista de danza y teatro, Mara Maciel cita a Rafael Tovar y de Teresa, presidente del Consejo nacional para la Cultura y las Artes de México, ha dicho que este país «necesita posicionarse… El aspecto cultural debe utilizarse como parte de una estrategia». La actual responsable del área de Literatura del Centro Cultural Tijuana, considera que la promoción de la cultura de un país en el exterior forma en gran medida su imagen en el resto del mundo. Asimismo, habla de la importancia de promover el trabajo de los creadores mexicanos no sólo en el extranjero sino desde el extranjero, esto «contribuiría a dar la imagen positiva que deseamos de nuestro país en el mundo.»

«Desde que salí de México me di cuenta de que la cultura mexicana sólo es apreciada en círculos muy selectos», afirma Rose Mary Salum, directora de la revista bilingüe Literal, Latin American Voices, con la que empezó a establecer un diálogo entre culturas, para crear un medio «que pudiera exportar la riqueza de nuestras expresiones artísticas en el extranjero» y para colaborar «a que la riqueza de nuestro espíritu se conociera en el mundo angloparlante».

Adriana Elizabeth Vera Pérez, quien trabaja en el Programa de Historia Latinoamericana en la Universidad de Chicago, nos invita a apreciar, valorar y entender las características de México, como un primer paso frente a la importancia de difundir la cultura y el arte mexicano. «Si nos tomamos el tiempo, si tenemos la disposición de conocer, de aprender más sobre nuestro país, podemos apreciarlo, valorarlo y entenderlo mejor a través de sus orígenes e historia. Si apoyamos la cultura y el arte tanto en nuestro país como desde el extranjero, podemos encontrar un sentido de identidad a nuestra propia persona y a nuestra nación».

David Martínez Flores, quien dirige la participación de México en el Raindance Film Festival, alude a la imperante gestión cultural de México como parte de su política exterior. «La construcción de la identidad nacional y el cine nacional es lo que ha impulsado los esfuerzos de promoción de cine en el Reino Unido», argumenta. El cine se ha posicionado como un «referente activo de construcción, tanto para las ideas sobre nosotros mismos con un sentido de pertenencia, como la construcción de ideas que tenemos sobre el otro, sobre los demás», asegura Flores.

Con más de 40 años de trabajo con estudiantes de secundaria, Blanca Margarita Parra Mosqueda, instructora certificada y author/designer en aprendizaje basado en problemas, afirma que «el desarrollo y fortalecimiento de la cultura en México, desde dentro y con el apoyo exterior, se hace cada vez más necesario». Para poder plantear lo que queremos ser y el camino que deseamos trazar, es fundamental «reconocer y valorar quiénes somos a través del arte y de las ciencias, de nuestras manifestaciones culturales autóctonas y del reconocimiento de la diversidad cultural en nuestro mismo país».

«Cada uno de nosotros carga en sus hombros la dirección que la cultura sigue: la opinión y el comportamiento de cada mexicano es de vital importancia para el desarrollo cultural del país», dice Luis Fernando Loo Zazueta, estudiante de doctorado en la Universidad de Nottingham. Una manzana podrida, pudre a las demás, pero también una pequeña flama, puede dar origen a un incendio de mentes «con ideas de superación, cordialidad y respeto hacia los demás», enfatiza Loo Zazueta, quien habla de difundir la cultura a través de acciones, responsabilidad y compromiso, dejando atrás el miedo a las críticas, represalias, antipatía y demás aspectos que nos tienen actualmente bajo un concepto de valemadrizmo.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio