Cómo aumentar las posibilidades de encontrar tu trabajo soñado en Reino Unido

0

Todos nos ponemos nerviosos ante una entrevista. Especialmente si la entrevista es en inglés, y se está haciendo en Reino Unido. Salir de nuestra zona de confort y lanzarse a la búsqueda de trabajo en el extranjero es cuanto menos, una empresa bastante ambiciosa.

En los últimos años, este desafío se antoja más complicado. Si ya antes era difícil ser el seleccionado para un trabajo, en períodos de crisis la oferta de postulantes crece, a la vez que las vacantes disminuyen.

Las empresas se vuelven más estrictas en sus políticas de contratación y rechazan de primeras a candidatos que no cumplen unos requisitos mínimos que en muchas veces ni siquiera son necesarios a la hora de desempeñar el trabajo.

Desde El Ibérico te damos algunos consejos para mejorar en las entrevistas. En Reino Unido los procesos de selección son algo diferentes. Cuenta más la experiencia y menos la llamada “titulitis”. Por tanto, la cultura de la meritocracia puede ayudarnos realmente en este país.

1. Idiomas, querida, idiomas

El inglés es un imprescindible para los puestos cualificados. Para optar a un puesto de rango medio en Reino Unido tienes que tener un nivel de inglés alto. No bastará con un nivel medio. Tampoco valdrá poner en el currículum el tan popular entre los españoles “nivel medio de inglés”.

El requisito por antonomasia son los idiomas: cuántos más nivel tengas y más idiomas sepas, más posibilidades tienes de que la contratación sea efectiva. Este requisito está presente aún cuando el puesto no requiera del uso de diferentes lenguas, cosa difícil en plena época de globalización.

Muchas veces nos puede parecer, a priori, que dichas condiciones son absurdas o improcedentes. Sin embargo, en muchos casos, no solo demuestran el conocimiento en sí mismo, sino que revelan cierto espíritu de sacrificio, trabajo, versatilidad y adaptabilidad, cualidades que son clave para los responsables de recursos humanos.

2. La era de los Millennials

La mayoría de las empresas ya presuponen que tus habilidades informáticas deben ser óptimas. Manejo de la paquetería Office o de los programas Adobe, e incluso, SAP suelen ser unos clásicos en las ofertas de trabajo.

Microsoft ofrece cursos y acreditaciones oficiales que prueban el manejo de sus programas. Cada vez son más las empresas que piden este tipo de certificados.

Otro requisito que “está de moda” es el manejo de las redes sociales. Tener experiencia como community manager es algo que las empresas valoran, y mucho. Lo consideran como un valor añadido que puede ser muy útil. Los departamentos de Social Media están presentes, hoy en día, en casi todas las empresas y cada vez necesitan a más gente capaz de administrar estas plataformas en la red.

3. El poder de la información

Para hacernos una idea de las condiciones específicas que nos pueden pedir, sería conveniente hacer una búsqueda o rastrear información de la empresa en la que queremos entrar. Antes de ir a una entrevista hay que saber a qué empresa estamos postulando. Informarse sobre si cotiza en bolsa o no, bajo qué régimen jurídico opera, cuántos trabajadores tiene, número de socios, filiales, otras industrias o proyectos en los que haya trabajado anteriormente, volumen de producción, expansión internacional, etc.

4. Dime con quién andas y te diré quién eres

Al igual que nosotros intentamos conocer e investigar, la empresa hará lo mismo con nosotros. Al recibir nuestro CV una de las primeras cosas que va a hacer es “googlear” nuestro nombre. Por ello, debemos poner especial atención a las redes sociales, frases o comentarios desafortunados. Aunque no lo recordemos, estos pueden que reflejar ciertas tendencias (inseguridades, problemas, ideologías políticas). Puede darse el caso de alguna foto de la que no estemos precisamente orgullosos por el estado en el que nos encontramos, las compañías o algún otro detalle que nos pueda comprometer.

5. La primera impresión sí importa

Otro aspecto fundamental es la imagen que trasmitimos. Para que ésta sea del agrado del empleador, debemos cuidar la higiene y vestuario y sobre todo en una primera entrevista ya que esto denotará muchos aspectos de la personalidad del postulante además de una primera tendencia a favor o en contra de la contratación dependiendo de la primera impresión que se cause.

Es importante no poner impedimentos previos o tratar temas que nos perjudiquen, como por ejemplo la poca flexibilidad horaria, que nos suene el teléfono móvil, que nos vean fumando, llegar tarde, sudar o tartamudear en exceso, etc. Algunas de ellas no se pueden evitar, pero en su mayoría siendo un poco cuidadosos o realizando técnicas de relajación previas podremos conseguirlo.

6. Currículum

La sencillez y la originalidad son los ingredientes perfectos para un currículum vencedor. En Reino Unido los currículums no siguen el mismo patrón que en España. Añadir una foto al CV no está bien considerado. Los británicos prefieren una carta de motivación. Un documento en el que se pruebe el empeño y la idoneidad de la persona para ese puesto de trabajo en concreto. En muchas otras posiciones también suelen pedir cartas de recomendación de personas relevantes que validen las competencias adquiridas en trabajos anteriores.

Un currículum sobrecargado en el que no estén claras las funciones que se han realizado o que no esté bien organizado, tampoco es apropiado. Una carrera profesional difusa o sin referencias también resulta poco atractiva para el empleador.

La distancia al trabajo, la situación familiar y profesional, o el hecho de haber cambiado muchas veces de trabajo también son aspectos que se observan con detalle.

Sobre el autor

Abogada de profesión, periodista de vocación.

Deja tu comentario