Cómo podemos luchar contra el plástico

0

Este año Reino Unido ha decidido  plantar cara al plástico, un problema que afecta a todo el globo. El objetivo: reducir el consumo de plásticos en los próximo 7 años.  La realidad es que existen 150 millones de toneladas de plástico en los océanos.  Esto hace que cada año un millón de aves y cerca de 100.000 mamíferos marinos mueran por comer o quedar atrapados en basura generada por el plástico.

Hoy en día existen muchas alternativas que nos permitirían desechar casi por completo el plástico. De esta manera pondríamos nuestro pequeño granito de arena en la conservación del planeta.

1.Evitar comprar botellas de agua

Lo ideal es comprar una botella o termo que puedas reutilizar.  Además de ayudar a una buena causa, ahorrarás dinero. Es importante saber que reutilizar botellas de plástico más de dos veces puede ser perjudicial para la salud, ya que están pensadas para un solo uso. El motivo, es que tienen ciertos componentes que pueden liberarse si la botella se somete a altas temperaturas. Si vas a comprar una botella reutilizable, nosotros te aconsejamos que compres de acero inoxidable. Sí, esas como las que llevábamos de pequeños al campamento.

2.Reutilizar las bolsas de la compra

¿Qué quiere decir esto? No cogeremos bajo ningún concepto ninguna bolsa de plástico del supermercado. Y como personas responsables iremos con nuestra bolsa de tela. Muchas tiendas ya disponen de ellas con modelos muy originales en la línea de caja. ¿Y que hacemos con todas esas bolsas del súper que tenemos guardadas? Pues lo cierto es que existen mil ideas para poder reutilizarlas. Se pueden hacer cestos de almacenamiento, alfombras e incluso lámparas.

3.Desnuda la fruta

En España ha surgido el movimiento “desnuda la fruta“. El objetivo es acabar con este método inútil de envasar o empacar con plástico innecesario y aumentar la contaminación. Lo cierto es que en Londres, en todos los supermercados la fruta viene envasada. ¿Qué necesidad? Pues ninguna. Por ello la mejor opción es comprar en los markets que hay en toda la ciudad. Venden la fruta sin ningún tipo de envase, es más fresca, y además es barata. Un dato importante, sobre todo para nuestro bolsillo. Además contribuir en la compra en el comercio local. También existen empresas con “Abel&Cole”, que cada semana te envían a casa una caja con la mejor selección de frutas y verduras, y sin ningún envase de plástico.

4. Comida al peso

Antiguamente nuestra abuelas cuando iban a comprar lo hacían al peso. Una costumbre que con los hipermercados se fue perdiendo, pero que hoy en día perdura en pequeñas tiendas locales. En Londres tenemos por toda la ciudad “Whole Foods”, una tienda de productos bio y orgánicos, que además venden sus productos al peso. En ella podrás encontrar las pasta, legumbres o frutos secos sin ningún envoltorio. Solo tendrás que llevar tu propia bolsa reutilizable para poder llevarte tu compra sin utilizar ningún tipo de envase de plástico.

Además, en la compra-venta de productos orgánicos, Londres tiene mucho que decir. En Covent Garden se encuentra una encantadora plazoleta de fachadas de colores llamada Neal’s Yard. Se trata del patio trasero de unos almacenes que en 1976 fue remodelado por Nicholas Saunders, divulgador del estilo de vida alternativo. Saunders se reconvirtió la zona, creando un supermercado de productos orgánicos. Posteriormente añadió una lechería y un herbolario. Fue pionero en la introducción de productos enviroment friendly en Londres.

5. Cosméticos

Y pensaréis, ¿y que pasa con los jabones y cosméticos? Esta todo controlado. Ahora hay muchas empresas que ofrecen sus productos siempre respetando a el planeta, eso quiere decir los animales y el medio ambiente. Seguro que la gran mayoría conocéis “Lush”, una tienda de cosmética que en algún momento habéis descubierto por  la calles de Londres por sus agradables olores. También existe en España. Pues bien ser trata de una tienda, cruelty free (que no testa en animales), vegetariana y vegana. Sus productos están hechos a mano con ingredientes frescos y naturales como frutas, verduras y aceites … Y lo más importante hace tiempo que empezaron a ofrecer productos que no necesitan envase.

6. Copa menstrual

Es una opción sostenible y económica a la vez que efectiva. Aunque parece un invento del siglo XXI, lo cierto es que hace más de un siglo que surgió este invento, aunque su éxito es reciente. Los primeros modelos de una copa menstrual aparecieron en 1867 y en 1930 apareció la primera patente. Una mujer gasta más de siete mil compresas y tampones a lo largo de toda su vida. Teniendo en cuenta que hay países, como España, que tienen la tasa rosa, eso supone un gran desembolso de dinero. Si una mujer utilizase la copa menstrual gastaría 4 copas en toda su vida. Algo que además de aliviar el bolsillo lo haría también con el planeta.

Sobre el autor

Mis pasiones comunicar y viajar. Adicta a la información, el aguacate y el chai latte. Cinéfila y seriéfila. No sobreviviría un verano sin helado de vainilla. Amante de la montaña y la playa a partes iguales. No soporto el viento sur, la gente pesimista ni el desorden.

Deja tu comentario