Conoce las mejores fotos de medioambiente del año

{jathumbnailoff}La Real Sociedad Geográfica de Londres recoge una selección mundial de los fotógrafos que mejor han retratado el cambio climático y el desarrollo sostenible en 2014, que se podrá visitar hasta el viernes 4 de julio. La exposición no solo incluye fotografías, sino también material audiovisual.

Este certamen fotográfico lo otorga la CIWEM, (Institución Colegiada para la Gestión del Agua y del Medio Ambiente), y lo patrocina la fundación Atkins y se centra en buscar las mejores imágenes de fotógrafos de todo el mundo para poner en relevancia el cambio climático y el desarrollo sostenible. Este certamen es uno de los que más rápido ha crecido en volumen y prestigio en los siete últimos años.

La edición de 2014, que ahora se premia, ha recibido más de 13.000 fotografías de más de 40 países que ha dado lugar a una exposición compuesta por 94 fotografías finalistas. Asia ha sido el escenario elegido por la mayoría de los fotógrafos para mostrar el cambio medioambiental que está sufriendo el planeta, también por ser un foco de catástrofes naturales.

El Environmental Photographer of the Year es un certamen en el que rara vez se ven imágenes de insectos o fauna salvaje en acción, sino que ofrece otra manera de entender el medio ambiente e ir más allá para encontrar ideas sobre el cambio climático y el desarrollo sostenible que hagan estremecer y que lleguen a la gente. El responsable de CIWEM, (Institución Colegiada para la Gestión del Agua y del Medio Ambiente), Paul Horton, ha explicado que no se trata de tomar una imagen sino de «introducirse en la imagen» y ha añadido que ese es el objetivo de los fotógrafos que están en ella.

En la categoría de mejor filme medioambiental del año el premio fue para Sean Gallagher y su cortometraje documental «El tóxico precio del cuero» sobre la contaminante industria de la ciudad india de Kanpur.

«En busca de la vida», 2014 de Mohammad Fahim Ahamed Riyad.

Mohammad Fahim Ahamed Riyad, ganador del premio Atkins CIWEM Environmental Photographer of the year 2014, muestra una imagen del desastroso incendio acontecido en Dhaka, Bangladesh, en el cual 4 personas murieron y más de 400 casas fueron arrasadas por el fuego. Un bombero trata de buscar señales de vida entre los escombros calcinados del desastre. Aún hoy se desconocen las causas del incendio, y aunque hubo víctimas mortales, los organismos oficiales nunca reconocieron dichas defunciones.

«El tóxico precio del cuero», 2013 de Sean Gallagher

En la ciudad de Kanpur, (a orillas del Río Ganges), al Norte de la India, se encuentra una de las mayores productoras de cuero del Mundo. Este material es exportado a los países occidentales y a las ciudades de todo el mundo. Sean Gallagher muestra las consecuencias ambientales y las diversas enfermedades que ocasiona esta macro factoría, la cual vierte al famoso río hindú, aguas residuales cargadas de productos químicos nocivos para salud. Estas aguas contaminadas son utilizadas por los habitantes de forma diaria, además de formar parte de la canalización en tierras de cultivos.

«La vida en el círculo», 2013 de Faisal Azim

Más de 900.000 vagabundos han sido censados por un informe del gobierno de Bangladesh. Faisal Azim nos muestra la vida de estas personas, que actualmente conviven de forma insalubre, además de estar expuestos diariamente a diversos actos violentos como abusos sexuales o torturas físicas y mentales que merma la moral y la conciencia social y de adaptación de estas personas.

«Envolviendo al árbol superviviente», 2013 de Luke Duggleby

Luke Duggleby nos muestra el amor por la naturaleza de los monjes budistas de Camboya, los cuales bendicen a un árbol que ha sido destruido en una de las zonas protegidas del país como es el bosque de Caradamomo. Los monjes envuelven el árbol con una manta naranja mientras rezan, para dar paso a una nueva plantación de plátanos.

«El hombre frente a la naturaleza»,2014 de Bogumil Kruzel

En la mina de Sal de Wieliczka en Polonia, a 135 metros bajo nivel del suelo, dos torres que fueron construidas para poder extraer la sal, se están disolviendo a causa de la naturaleza disoluble del agua salada. El agua salada se mezcla con productos industriales ocasionando la contaminación del agua, que podría provocar salmuera.

Más información:                               Lugar: RoyalGeographical Society. 1 Kensington Gore, London SW7 2AR         Hora: 10.00am – 5.00pm Entrada: gratuita

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio