La contaminación del aire en Londres provoca la muerte prematura en niños

Londres ciudades sumergidas agua
Ryota Hashimoto / Shutterstock.com

Ella Kissi-Debrah, de tan solo 9 años y residente en el sureste de Londres, murió de un ataque de asma en 2013. Ahora, un tribunal británico ha dictaminado en una sentencia que la contaminación del aire de Londres contribuyó a su muerte. Esta sentencia es la primera en Reino Unido en dictaminar que la calidad del aire es causa de muerte. Este caso es por tanto, histórico.

Este suceso ha dejado entrever que los políticos no pueden seguir ignorando la importancia de los peligros de la calidad del aire. El forense que examinó a la niña ha determinado que estuvo expuesta a niveles muy altos de contaminación. Respirar gases tóxicos hizo que su enfermedad empeorase cada vez más. En sus tres últimos años de vida Kissi-Debrah sufrió varios ataques en los que tuvo que ser hospitalizada. «Espero que ningún niño nunca tenga que experimentar lo que pasó ella» se lamentó su madre Rosamund Adoo-Kissi-Debrah. Su madre se ha vuelto una defensora del aire limpio, que lo califica como derecho humano básico.

En las investigaciones el juez Philip Barlow subraya que los niveles de dióxido de nitrógeno que se registraban en la zona donde vivía la menor excedían las recomendaciones de la Unión Europea y de la Organización Mundial de la Salud. El medio ambiente se está debilitando y el cambio climático está causando enfermedades a la sociedad.

La contaminación del aire, un asesino invisible en Londres y todo el Reino Unido

La contaminación del aire en Reino Unido es un asesino invisible. Pero no está reconocido en los certificados de defunción de las 40.000 personas que la mala calidad del aire envía a la tumba prematuramente en el Reino Unido cada año. Se estima que entre 28.000 y 36.000 muertes en el Reino Unido cada año están vinculadas a la contaminación del aire.

El miércoles, por primera vez, el impacto letal del aire tóxico recibió un nombre y una cara: Ella Kissi-Debrah. La justicia inglesa ha llegado a la conclusión de que el principal factor de la muerte de la niña es la contaminación del aire. Gracias a estas declaraciones, se persigue demostrar que hay muchas más personas que su salud se ha visto afectada por el mismo motivo.

Los dirigentes tienen ahora suficientes pruebas y motivos para darle la importancia que necesita al medio ambiente. La plantación de árboles y parques verdes en las grandes ciudades son más importantes que nunca. Otros cambios como la peatonalización de puntos claves o la mejora del transporte público son salidas para mejorar el aire que envuelve la ciudad de Londres, para que los casos de muertes prematuras como esta, se puedan evitar. Una ciudad verde y medidas alentadoras para el medio ambiente es también, salvar vidas.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio