Portada | Actualidad | Ciencia y Salud | Covid-19: Empeora la salud mental de los niños británicos

Covid-19: Empeora la salud mental de los niños británicos

Miles de niños y adolescentes, que no tenían problemas de salud mental diagnosticados antes de la pandemia del Covid-19, podrían necesitar atención y apoyo, según el último informe del Centro de Salud Mental. La investigación del Centro de Salud Mental (CHM por sus siglas en inglés) recoge datos de 2020 de NHS Trusts y NHS England, que pronostican una demanda adicional de servicios de salud mental.

El número de casos se encuentran en niveles sin precedentes. El Centro de Salud Mental dice que una nueva cifra de unos 500.000 niños menores de 18 años podrían requerir atención de salud mental debido a las presiones económicas, de salud y familiares causadas por la crisis del coronavirus.

Estos datos se suman a los ya preocupantes publicados por el NHS, que muestran un aumento del 50% en los trastornos mentales en los últimos tres años. Según los datos, uno uno de cada seis niños (16,7%) en Inglaterra de entre cinco y 16 años, podría sufrir un «probable trastorno mental» en 2020, a diferencia de uno de cada nueve en 2017.

Consecuencias del Covid-19 en la salud mental infantil, según la Universidad de Cambridge

Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Cambridge encuentra que los cierres impuestos por el Gobierno durante la pandemia del Covid-19 causan un daño significativo en la salud mental de los niños. La investigación ha sido publicada recientemente en los archivos de Enfermedades de la Infancia. Se trata de la primera en analizar estadísticas sobre la salud mental de niños pequeños antes y durante el primer lockdown en el Reino Unido.

El aumento, explican los académicos, fue evidente tanto en niños como en niñas. Especialmente para éstas últimas fue mayor, sobre todo en el grupo de edad entre 17 y 22 años. Si bien, se encontró un posible trastorno mental en el 13,3 por ciento de los hombres jóvenes. Mientras en las mujeres jóvenes se detectó en el 27,2 por ciento (más del doble). Entre las niñas del grupo de edad de 11 a 16 años, el 63,8 % que probablemente padecía un trastorno mental había escuchado una discusión entre adultos de la familia. La discusión es uno de los factores considerados como verdaderos amplificadores del malestar, ansiedad y estrés para los más pequeños.

Además, más de la mitad de los niños y adolescentes que participaron en el estudio dijeron que tenían problemas para dormir, uno de los factores más comunes en quienes desarrollan trastornos mentales. Otros factores asociados incluyen las deudas familiares y la reducción de la asistencia de escuelas y universidades. Más de la mitad de los niños con probable trastorno mental se inclinaban a decir que el encierro había empeorado sus vidas.

El nuevo trabajo de la Universidad de Cambridge es el primer estudio longitudinal que rastrea los efectos en la salud mental de los encierros y el aislamiento social en niños pequeños.

En los últimos meses no han dejado de surgir estudios que vinculan el deterioro de la salud mental con las políticas de encierro. Sin embargo, aunque adolescentes y adultos jóvenes suelen estar incluídos, los niños no suelen estar representados.

Por ejemplo, los CDC (Center for Disease Control and Prevention) reportaron el pasado agosto que uno de cada cuatro individuos de 18 a 24 años contempló el suicidio durante los cierres de primavera. Por otra parte, otro estudio reciente de Harvard encontró índices sorprendentes de depresión en adultos jóvenes. La salud mental de los adolescentes se ha visto particularmente afectada por los cierres y las políticas de distanciamiento social relacionadas.

 

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio