Portada | Cultura y Ocio | Cine | Crítica de ‘Casa de mi padre’: Will Ferrell hace reir en español

Crítica de ‘Casa de mi padre’: Will Ferrell hace reir en español

Hay que reconocerle a Will Ferrell su serio compromiso para/con la comedia. Por mor del humor, el bueno del actor norteamericano se ha puesto las botas en este frijoles-western aprendiéndose además un guión completamente en español ¡Hey! Si The Artist puede llevarse todos los premios habidos y por haber siendo muda, ¿por qué esta bufonada en idioma de Pérez Reverte (no va a ser siempre Cervantes) no puede triunfar en el mundo entero.

 

…Vale, contesto yo a la pregunta: pues probablemente porque Casa de mi padre no cumple con las expectativas creadas. Lástima que el empeño no le haya salido del todo bien ni a Ferrell ni a su director, Matt Piedmont, debido sobre todo a un guión falto de ritmo, a la inclusión de una innecesaria canción sobre la mitad del metraje, y a lo cansino de ciertos voluntarios y «over the top» errores de racord.

Armando Álvarez (Will Ferrell) es un vaquero que tiene que soportar el peso de ser considerado la oveja negra de la familia. Su padre (el recientemente fallecido Pedro Armendariz Jr) solo tiene ojos para el hijo predilecto, Raúl (Diego Luna), el cual ha vuelto al rancho con su prometida, Sonia (Génesis Rodriguez). La llegada de Raúl, traficante de drogas, no es bien vista por el pérfido Onza (Gael García Bernal), que lo ve como una posible competencia para sus negocios y que además es tío de la chica con el que el Álvarez va a casarse.

Y hasta ahí puedo escribir con respecto al argumento de la película, ya que estaría muy mal por mi parte decir que Armando se convierte en el héroe y consigue a la bella Sonia. Eso sería un spoiler…pero sí, es lo que ocurre. Ya se nota en el póster y desde el primer minuto del film del protagonista de Anchorman. Ninguno de los creadores de Casa de mi padre tiene el mínimo interés en sorprender en cuanto a la historia, ya que ahí es precisamente donde juega una de sus mejores bazas: la parodia de los tópicos amoríos de las telenovelas.

Will Ferrell sabe hacer reír, sobre todo cuando se pone en plan solemne, eso lo sabemos desde hace unos años, y aquí se luce en un papel original y desconcertante que se desmarca de la llamada nueva comedia americana que tiene a Judd Apatow como cabecilla. Hay que decir que, a pesar de la colaboración entre director y actor en más de una ocasión (como en la serie de sketchs Funny or Die o en la producción ejecutiva de otras obras), Ferrell siempre ha estado un poco separado de la trayectoria cinematográfica de Apatow. Aun queda ver un gran proyecto entre los dos para la gran pantalla. Otro de la «nueva comedia», esta vez de la vertiente del post-humor, el bigotudo Rick Offerman, también se deja caer por la película, con uno de los mejores personajes y repitiendo algunos tics del papel que hace en la estupenda serie Park and Recreations.

Pero no solo de Ferrell vive el espectador. Gael García Bernal podía haber dado mucho más de sí si el guionista Andrew Steele -también de Funny or Die– le hubiera dado más minutos a su desaprovechado Onza, un malo jugoso e hilarante; especial atención merece la escena en la que se encuentra con Álvaro y Raúl en un bar de mala muerte y enciende dos cigarrillos a la vez, momento divertido además por los continuos fallos de racord en los cambios de planos y que pretenden caricaturizar a los productos latinos de bajo presupuesto. Una caricatura en apariencia siempre hecha desde el cariño…o no, todo depende de cómo se mire y también siempre teniendo en cuenta que los americanos no salen muy bien parados en los 84 minutos de proyección.

Visualmente, Casa de mi padre no decepciona demasiado. Las secuencias de tiroteo, con cámara lenta à la Peckinpah en Grupo salvaje no tienen desperdicio, aunque para la memoria queda la sugerente y sensual Génesis Rodriguez, hija del mítico cantante ‘El Puma’ (que hace un cameo) y cuyo futuro en el cine se antoja muy cierto. La audiencia que tire por los machos se puede quedar con el plano del desnudo culo Ferrelliano en uno de los instantes más «garbosos» de esta entretenida, pero exigua, comedia.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio