Portada | Cultura y Ocio | Cine | Crítica de Ciencias naturales (2014): el espectáculo de la sencillez

Crítica de Ciencias naturales (2014): el espectáculo de la sencillez

El primer trabajo para la gran pantalla de Matías Lucchesi llega avalado por el triunfo en la Berlinale y San Sebastián. Haciéndose eco, el Festival de Cine Argentino de Londres le dedica un espacio esta semana junto a otros nueve films del país latinoamericano. Reconocimiento merecido, ya que Ciencias naturales se desliza con garbosa soltura por las inquietudes que dirigen nuestras vidas. Aquí caben el rencor, el amor, el perdón, el impulso de buscar respuestas existencialistas…y ello en setenta minutos. Loable.

Lila (eficiente Paula Hertzog) es una niña de 12 años que vive con su madre en la Argentina rústica y montañosa. El acercamiento a la rebelde pubertad se materializa cuando la joven empieza a luchar contra todo y contra todos, portando una razón de peso. Lila quiere descubrir quién es su padre. No estudia, no come, no atiende a explicaciones, e incluso intenta escaparse a caballo y dar con el progenitor. Solo su amable y fiel maestra, Jimena (Paola Barrientos), entiende que hay un único camino que ayude a aliviar las ansias de Lila: montar a la chica en el coche e ir a la búsqueda del hombre en cuestión.

En muchas ocasiones, por no decir casi siempre, los críticos cinematográficos nos encontramos en la disyuntiva de analizar una película teniendo muy en cuenta otras de similar temática o bien opinar cerrándonos en los paréntesis de lo que el director cuenta. Ciencias naturales es una obra que, a priori, únicamente viendo el póster, puede llevarnos a algunos prejuicios por enmarcarla en el típico cine low cost lleno de símbolos visuales y dedicado a niños que necesitan localizar su senda en este mundo, tan característicos en cintas latinas o, por supuesto, iraníes. No es poco común que un crítico se quede en casa porque piensa que va a ver lo habitual. Créanme, es más normal de lo que se pueda pensar, incluyendo los casos en que sin remordimientos se escribe una opinión de algo que no se ha visto – en este sentido es muy recomendable el último libro de Mark Kermode a santo de-. La ópera prima de Lucchesi es, en la superficie de su argumento, un nuevo ejemplo de cuento minimalista sobre la infancia abriéndose paso hacia la madurez, de eso no cabe duda. Y…sin embargo, es distinto, de la misma manera que Star Wars es diferente a Star Trek.

Ciencias naturales tiene símbolos, pero menos de los que se intuían. Y se agradece que Lucchesi abogue por un cine directo, sin adornos oportunistas. La naturalidad en las secuencias fluye de tal forma que no da síntomas de artificialidad, y los giros inesperados (que los hay) sorprenden de manera realista y creíble. La búsqueda detectivesca de Lila y Jimena importa, nos interesa, debido a las consecuencias que puede tener y que el realizador deja en fuera de campo con sabio criterio. Nunca sabemos qué hace la madre de la niña cuando su hija se marcha, o si a la maestra la han despedido del trabajo al ir de viaje junto a su alumna. Cada minuto del justo y estupendamente aprovechado metraje es un apetecible collage que nos alienta a estar alerta hasta el desenlace.

Los medios para alcanzar el espectáculo y la más profunda emoción humana -aquello que llamamos “tocar la fibra”- son tan variados y opuestos que conforma una de las principales virtudes de la producción artística. La magia de la atracción incognoscible lo mismo invita a disfrutar una pintura contemporánea de dos trazos que escrutando el dibujo detallista y barroco de un paisaje; alimenta nuestros días con la trascendencia del espíritu creativo del hombre. Con respecto al cine, es un hecho conocido, y no por ello dejo de enfatizarlo, que tener un gran presupuesto no garantiza el éxito, al igual que tampoco lo garantiza una financiación de dos euros. Por suerte, Ciencias naturales, film barato donde los haya, pertenece al afortunado grupo de obras bendecidas con el poder de la delicadeza y la inspiración más persuasiva. Económica técnicamente, sí, aunque inmensa gracias a la fuerza de su sencilla, pero conmovedora, historia.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio