De Moncloa a Downing St.

Londres, espacio de transición. Vanguardista, cosmopolita, la cocina de la cultura moderna y sobre todo, tierra de oportunidades
Los españoles encuentran en Londres el lugar indicado para refugiarse de la temida crisis, cualquier puesto se adapta a las necesidades de un parado con muchas ganas de trabajar o de un recién licenciado consciente de que las posibilidades de encontrar empleo en España son escasas.

 

En el país en que uno de cada 3 jóvenes de entre 16 y 25 años está en paro sea cual sea su formación, en el que la economía estará estancada durante los próximos cinco años y en el que la tasa de paro no se reducirá al nivel del resto de la Unión Europea hasta pasados siete, según un estudio presentado recientemente por la Federación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea). En ese país, en la crítica España, la certidumbre de formar parte de la población activa es prácticamente nula.

Olaia tiene 28 años, soltera, licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas, lleva seis meses en Londres trabajando de niñera. «En España trabajaba en una importante empresa de comunicación de Barcelona como ejecutiva de cuentas. Me despidieron en octubre de 2009 y tras buscar y no encontrar, decidí venirme a Londres», comenta la catalana. Como ella, Esther de 34 años, vino a Londres a trabajar como recepcionista de hotel porque el sueldo de su empleo español no le permitía independizarse. «Necesitaba un cambio en mi vida. En España cobraba 900 euros y con eso no me podía ir de casa de mis padres, ni que menos permitirme estudiar», afirma. Sus perfiles se adaptan al que dibujan los expertos: jóvenes de entre 25 y 35 años altamente cualificados a nivel profesional y sin responsabilidades familiares.

La mejor opción

Son 5120 españoles, registrados en el Censo Electoral de Residentes Ausentes en el extranjero (CERA), los que decidieron marcharse al Reino Unido en el último año. ¿Y por qué el Reino Unido? A nivel europeo, es uno de los países con mayor y más flexible mercado laboral, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE); y así lo demuestran las cifras, con un crecimiento del 0,8% en el último trimestre (julio-septiembre), mientras que la economía española, sin embargo, se encuentra totalmente paralizada.

Recortes en los gastos públicos para afrontar la crisis, algo tienen en común estos dos países, aunque la política económica seguida por España no responde como debería. Frente a la restrictiva española basada en la subida del impuestos, por la que se ha producido una contracción de la demanda agregada al retraer la inversión y el consumo; Inglaterra ha optado por la reducción de la presión fiscal por lo que a partir de 2011 el Impuesto de Sociedades disminuirá desde el 28% al 24% en las grandes empresas y del 21% al 20% en las pymes.

Gran oportunidad para la creación de nuevas empresas, para la liberación de recursos que aceleren el motor de la economía inglesa. Oportunidad para aquellos españoles que eligen Londres como ciudad-refugio mientras la sombra de la crisis económica se ciñe sobre sus cabezas. A todos ellos, bienvenidos.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio