Un doctor británico descifra ‘el texto más misterioso del mundo’

0

El códice Voynich es un libro repleto de imágenes y textos que, hasta este momento, no se había podido interpretar de ninguna manera. Por esta razón, se le apodó como ‘el texto más misterioso del mundo’. Este documento, de 600 años de antigüedad, se había considerado ilegible hasta que un académico de Bristol ha dado con la solución y ha descifrado el contenido de sus páginas.

‘El texto más misterioso del mundo’ está escrito en lengua proto-romance

Se trata de Gerard Cheshire, quien asegura que el documento está escrito en una lengua muerta llamada porto-romance. Tras realizar este descubrimiento, solo era necesario analizar cada uno de los símbolos y las letras para descifrar el significado de las palabras. Según el informe de Cheshire, publicado en la revista Romance Studies, Voynich tiene consejos sobre sexo, aborto, información sobre cómo criar a los hijos, psicología y remedios caseros elaborados con hierbas.

“Experimenté una serie de momentos ‘eureka’ mientras descifraba el código. Estaba emocionado y no podía creerme la magnitud de mi descubrimiento. Tanto en términos lingüísticos, como las revelaciones sobre el origen y el contenido del manuscrito”, explicó Cheshire. Asimismo, Cheshire cree que el libro fue realizado por monjas dominicanas. Como fuente de referencia para María de Castilla, Reina de Aragón.

El lenguaje en el que está escrito el libro, es una lengua muerta. Además es muy anterior a las lenguas romances que existen hoy en día. Estas son el portugués, el español, el francés, el italiano y el rumano. El proto-romance fue muy popular en la época, pero se perdió con el paso del tiempo, ya que raramente figuraba en los documentos oficiales que se conservan. “El idioma se utilizó durante el medievo, pero el latín era el que se utilizaba en los documentos escritos, ya que era el idioma de la realeza, la iglesia y el gobierno”, contaba.

El códice Voynich carece de autor, título, fecha y capítulos

La primera noticia que se tiene sobre la existencia de este documento data de 1580, cuando el emperador Rodolfo II de Habsburgo lo adquirió por 600 ducados. Rodolfo II estaba muy interesado en las ciencias ocultas y la magia, por ello compró este libro a un mago inglés. En el siglo XVII, el manuscrito llegó al convento italiano de Mondragone, donde en 1912 lo compró el coleccionista de antigüedades Wilfrid Voynich. De aquí su nombre. En 1931, su viuda lo vendió a un vendedor neoyorquino que, ante la imposibilidad de saldarlo, lo regaló a la Universidad de Yale en 1969.

Desde entonces, ha habido muchos intentos para descifrar este libro que no cuenta ni con título, ni autor, ni fecha, ni estructura capitulada. Está escrito sobre pergamino fino. Son un total de 232 páginas, algunas desplegables y tras que están arrancadas. Además, contiene centenares de dibujos y cuenta con más de 37.900 palabras.

Sobre el autor

Periodista. Amante de la fotografía, la lectura y el cine. Nunca digo que no a un buen viaje. Disfruto de Londres mientras hago lo que más me gusta: escribir.

Deja tu comentario