Portada | Cultura y Ocio | Dos continentes, dos familias, un gran secreto por descubrir

Dos continentes, dos familias, un gran secreto por descubrir

Animales, príncipes y seres fantásticos son normalmente los protagonistas de las historias que muchos niños escuchan antes de dormir. En el caso de Robin Bayley fueron bandidos, aventuras del oeste y «un paisaje de montañas y cactuses». Pero éstos no eran cuentos populares ni fruto de la imaginación de un escritor, sino memorias que su abuela le contaba de su padre, el bisabuelo de Robin. De mayor, la curiosidad y «la certeza de que había algo por descubrir en México», explica Robin, le llevaron a vender su piso en Londres, dejar su trabajo e irse «a las Américas» en busca de respuestas. El resultado es The Mango Orchard, la historia real de dos viajes en paralelo al corazón de América Latina, con un siglo de diferencia, donde aventuras, amor y grandes sorpresas retratan el México de la revolución y el actual, a la vez que muestran una gran historia familiar.
¿Cómo cambió su imagen y opinión sobre México después del viaje en busca de la historia de su bisabuelo?   

Portada de The Mango Orchard.

El México de las historias de mi abuela fue el México revolucionario. Ahora, el país es muy moderno y no tiene nada que ver con el que conoció mi bisabuelo. La ciudad de Tepic, cerca del pueblo en que vivió, tenía una población de 4.000 personas. Ahora tiene más de 400.000. Sin embargo, no ha cambiado mucho. Cuando me quedo allí en casa de mi tío siento que estoy en la época de mi bisabuelo.

En su primer viaje llegó a ese pueblo, entonces desconocido, donde unas 300 personas compartían su apellido. Descubrió que todos eran familiares suyos.

Al principio fue una gran sorpresa ¡tanto para mi familia mexicana como para mí! Cuando se enteraron de que su antepasado inglés había vivido otros 40 años se preguntaron por qué no había vuelto a México, pero a la vez se dieron cuenta de que tenía familia en Inglaterra y que México, en aquella época, estaba en plena revolución. Descubrí que las cartas escritas por mi bisabuelo a su mujer mexicana fueron robadas. Esto significó que Arturo y su mujer mexicana murieron sin saber qué le había pasado al otro.

Durante su viaje se encontró con traficantes de droga y de diamantes, brujas y miembros de la guerrilla colombiana. ¿Estaba preparado para tanto evento y percance?

Sí, me sentí preparado, pero nadie puede no asustarse cuando le amenazan con una pistola, ¡que me pasó algunas veces! Creo que es más tranquilo ahora pero en aquel entonces tuve que ir con mucho cuidado.

¿Hubo algún momento especialmente frustrante?

Como un idiota, decidí convertirme en vegetariano el día que volé a Latinoamérica y por eso encontrar comida que no tuviera nada que ver con carne no fue nada fácil. Me pasaron muchas cosas pero si mantienes una actitud positiva la gente siempre te ayuda. Por ejemplo, en Colombia se me acabó todo el dinero. Estaba en el campo, donde no había bancos y mucho menos cajeros automáticos. Durante dos días sobreviví por la generosidad de la gente que conocí.

¿De dónde viene el título del libro?

Mi bisabuelo dejó una bolsa de plata para un bandolero en un hueco de un árbol en el huerto de mangos.

¿Qué lección le ha enseñado esta aventura?

La lección clave para mí fue que uno tiene que confiar y seguir sus intuiciones para llegar a su destino.

 

Como un puzzle donde las piezas van encajando poco a poco, The Mango Orchard es también la historia de la relación entre una abuela y su nieto, pues es a su vez un tributo a Ruth, la abuela de Robin, a quien el libro está dedicado. «Ella es la estrella», asegura. «Hablaba con ella por lo menos una vez a la semana, sobre cada capítulo, por eso a mí el libro me parece como una conversación entre una abuela y un nieto». Ruth murió poco después de que Robin le comunicara que Random House iba a publicar el libro, antes de cumplir 103 años.

Aunque actualmente The Mango Orchard sólo está disponible en inglés, las ediciones en portugués y rumano están en camino, y Robin asegura que varias editoriales en España y América Latina han mostrado interés por publicar la versión en castellano. «Espero que firmen el contracto pronto», explica «¡porque mi familia mexicana quiere leerlo!». Mientras tanto, Robin ya está pensando en su próximo libro, con una familia colombiana como protagonista.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio