Portada | Cultura y Ocio | Dos documentales de emigrantes españoles en Inglaterra concurren a las nominaciones de los premios Goya

Dos documentales de emigrantes españoles en Inglaterra concurren a las nominaciones de los premios Goya

Mothertrucker bristol goya
Fotograma de la película 'Mothertrucker', de la cineasta Paula Romero. / Imagen cedida por la cineasta.

Una vía de tren muere integrada en el asfalto que bordea el río Avon a su paso por el centro de Bristol, sur de Inglaterra, indicando que esta ciudad, a hora y media en tren de Londres, fue pionera en ingeniería victoriana. El puente Brunel (1864) lo corrobora. Junto a la vía del tren que no va a ninguna parte, entrevistamos a Paula Romero, nacida en Jerez de la Frontera, de 31 años de edad, que anda ocupada con la candidatura de su cortometraje, hecho de ingeniería creativa, a las nominaciones de los premios Goya en España.

Paula lleva varios años alternando los parajes de Bristol con los de Sevilla y, últimamente, con el mundo árabe, adonde viaja para rodar una serie de la BBC. En Bristol, y en permanentes idas y venidas, se ha constituido un grupo de españoles que, como Fuenteovejuna, en algunos proyectos, van todos a una. Paula es la directora y guionista de Mothertruckers; el gallego Jacobo Laguela del largometraje Julia; el alicantino Gerardo Pastor, encargado del sonido; el extremeño Carlos F. Blanco, de la edición; el madrileño, Juan Carlos M. Cerrudo, es responsable del color. Una catalana los coordina con los que viven en España. Son una España abreviada, como se autodenominó el exilio de 1823.

El documental de Paula cuenta la historia de Lisa Melbourne, una camionera inglesa que cuando para el motor del camión se dedica a escribir relatos en la cabina del vehículo que le sirve de casa. “Lisa y su madre son las únicas inglesas del documental, el resto somos todos españoles. Yo estuve casi seis semanas con ella por la carretera para captar con profundidad cómo es la vida de estas mujeres que viven una profesión dominada por hombres; me metí en las ferias de camiones, en agrupaciones del transporte y en este mundo que me ha causado verdaderas sorpresas. Una es que la mayoría de los hombres lo definen como un trabajo para proveer a su familia, aunque conlleva largas ausencias del hogar e impide la vida social. En cambio, las mujeres lo consideran un espacio de libertad, a pesar de que cuando tienen hijos se ven forzadas a los recorridos cortos para regresar a casa cada noche”, explica Paula, a quien parece que no le ha quedado ningún interrogante abierto sobre un tema tan intrincado como la mujer y el transporte de largo recorrido con vehículo pesado.

Mothertrucker bristol españoles
Cartel de Mothertrucker. / Imagen cedida por Paula Romero.

La camionera que escribía en la cabina del camión

Varios factores personales y colectivos coincidieron en la vida de Paula a principios de 2021: las colas de camiones generadas por el Brexit en la frontera anglo-europea, todavía bajo los efectos psicológicos del confinamiento causado por el Covid-19 y la carencia de conductores. “En aquella situación me imaginaba cómo era la vida de los que vivían acotados, y acotadas, en la cabina de un camión. Entonces empecé a trabajar esta idea, a contactar con grupos de mujeres camioneras -son un 3%- por Facebook, pero ninguna se prestaba a compartirlo todo hasta que di con Lisa Melbourne que, además, vivía en Devon, no muy lejos de Bristol. Nos conocimos, confiamos una con la otra y no solo eso, sino que uno de sus libros me ha servido de hilo conductor de la historia”, explica Paula, quien leyó con interés el Manual de supervivencia contra el sexismo y el machismo, escrito por Lisa. Paula se inspiró en The book of March, también de Lisa.

La negativa de otras camioneras a confesarse anta la cámara de Paula le sugirió a la directora el uso de la animación para sustituir, físicamente, el camión. El hallazgo de Lisa y su camión llevó a Paula a la duda sobre qué hacer con la animación que ya había planeado con su equipo técnico antes de conocer a la camionera. “Decidí mantener la animación e insertarla en el relato en el que la ficción y la realidad se funden. El documental acaba con una de sus fantasías: tiene que huir de las malas noticias que la acosan. Ya no solo es el Brexit sino  también la pandemia, la erupción del volcán de la Palma, la guerra en Ucrania o la crisis energética. El sistema colapsa ante sus ojos”, prosigue Paula sin desvelar el desenlace final.

El título le ha abierto más de un interrogante por la asociación semántica de la palabra camionera a un cierto tipo de mujer (marimacho, bollera o lesbiana) y el vínculo fonético entre Mothertruckers y el término peyorativo que surge en inglés del cambio de una sola consonante (la t por la f). Al final, Madres camioneras, hace camino hacia los premios Goya. Antes de llegar a los galardones españoles ha sido muy bien recibido en una larga lista de festivales (SWAN, Conofest, Atlantidoc, CityBlue o Sevilla) que ya forman un aval para nuevas producciones. “Rentabilizar económicamente un cortometraje, si no hay una gran productora detrás, resulta muy complicado. Pero es posible, sino conseguir muchos beneficios, al menos recuperar la inversión”, reconoce Paula, quien, en su vida cotidiana, “picoteo en la industria para compaginarlo con mis proyectos personales”.

“En Inglaterra, los emigrantes españoles de mi generación empezamos por la hostelería, seguimos por el sector de los cuidados con la vista puesta a otros campos que se abren y, a veces, se cierran”, Paula Romero

La historia de los emigrantes españoles a Inglaterra se repite: desencanto y resentimiento

El nuevo proyecto de Paula, todavía en fase embrionaria, tendrá algo de autobiográfico. Como lo tuvo otro anterior sobre cinco mujeres We have never been superwoman (Nunca hemos sido superwoman), una de ellas, su madre. La historia de Paula es la de la típica generación de la precariedad. Se graduó en Periodismo, pero no pudo ganarse la vida como periodista, así que optó por la emigración económica, la forzada, no la optativa, la que genera un cierto resentimiento porque hay que marchar. El país te empuja a dejarlo, contra el deseo personal. “En Inglaterra, los emigrantes españoles de mi generación empezamos por la hostelería, seguimos por el sector de los cuidados con la vista puesta a otros campos que se abren y, a veces, se cierran”, cuenta la cineasta, a quien la emigración forzada, a día de hoy, la ha reconciliado con ella misma. Ha aprendido a vivir con el resentimiento que genera el tener que marchar a otro país sin ganas de hacerlo.
En el equipo profesional de españoles en Bristol, la emigración viene a ser el tema que los une o los separa geográficamente de sus colegas españoles. De este tema trata el largometraje del lucense Jacobo Laguela, quien durante más de una década ha filmado a su abuela en una aldea de Lugo. Julia, que también es candidata a las nominaciones de los Goya, ha visto emigrar a sus hijos, a sus nietos y e

scribe una carta a su primer bisnieto, que ya no es gallego, sino alemán. Julia representa un tipo de vida que muere con ella, sin embargo, los efectos de la emigración en los que se van y en los que se quedan, permanecen en el interior de todos ellos, generación tras generación.

Julia, goya bristol
Fotograma de ‘Julia’, del director gallego Jacobo Laguela. / Imagen cedida por el director.

Paula opina lo siguiente: “En el lenguaje cinematográfico está casi todo inventado. No obstante, la forma en que cada uno combina los elementos es lo que nos distingue, puesto que la temática es universal. Cómo se cuenta lo que le ocurre a la humanidad viene a ser lo que nos diferencia a unos de otros. En los últimos tiempos ha aumentado la mirada femenina o la complejidad de las familias con sus secretos, traumas y herencias que no son, precisamente la familia convencional que nos mostraban antes”. Y en eso está, en aportar su forma personal de ver el mundo que, por cierto, no atraviesa, el mundo, su mejor momento.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio