El Balón de Oro pierde crédito

La portentosa exhibición de Cristiano Ronaldo el pasado martes con la selección portuguesa supuso algo más que la clasificación de su país para el Mundial de Brasil. Si los tres goles que anotó ante Suecia sirvieron para ampliar sus presumibles registros este año de cara a portería, también marcaron un antes y un después en la historia del Balón de Oro, ya que la FIFA decidió ampliar inesperadamente el plazo de votaciones del prestigioso galardón –que se habían cerrado el pasado viernes- después de que el propio Joseph Blatter halagara públicamente la garra y el espíritu competitivo del delantero portugués.

De esta forma, un premio cuyas peculiares características obligaban a los votantes -periodistas, técnicos de selecciones nacionales y capitanes de las mismas- a decantarse por el presunto mejor jugador de la temporada dos meses antes de que acabara el año, les proporcionará ahora la posibilidad de cambiar el nombre de su candidato hasta el próximo 29 de noviembre.

Esta incongruencia de última hora es un suceso inédito desde que el renovado premio se otorgara tal y como se conoce hoy en día en 2010, y se suma a los dos escándalos recientes protagonizados por la FIFA: las ofensivas declaraciones de Blatter sobre el propio Ronaldo y la iniciativa de la organización a presentar no tres, sino cinco finalistas el día oficial de la ceremonia; una idea que fue más tarde desechada.

Como no podía ser de otra forma, la inesperada decisión ha provocado una serie de reacciones incluso entre aquellos que ganaron el premio en anteriores ocasiones, como es el caso del exfutbolista búlgaro Hristo Stoichkov, quien ha asegurado que el cambio en la estructura de la votación quita el poco crédito que le quedaba a un trofeo que, según él, ganará el francés Franck Ribéry.

«El Balón de Oro me da asco. Está hecho. Platini se mueve bien y Ribéry es francés y ha ganado muchos títulos», comentó ayer el exazulgrana ante varios medios de comunicación en la Antigua Fàbrica Estrella Damm de Barcelona.

Por otro lado, aunque es consciente de que su figura ha ganado enteros para hacerse con el galardón que ya logró en 2008, Ronaldo ha querido remarcar que ganarlo otra vez no es para él ningún tipo de obsesión.

«Cada año he demostrado lo que soy. He hecho 40 o 50 goles por temporada y eso no está al alcance de todos. No vivo obcecado por eso [haciendo referencia al Balón de Oro]», declaraba el luso a RTP.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio