Portada | Actualidad | El buen tiempo, la música y el folclore marcan la Semana Santa andaluza

El buen tiempo, la música y el folclore marcan la Semana Santa andaluza

Borriquita Domingo de Ramos. Cadiz. La Semana Santa de 2014 ha estado marcada por el buen tiempo y unas temperaturas elevadas, llegando a alcanzar en Sevilla los 31 grados centígrados, haciendo posible la salida de la mayoría de las hermandades que cada año inundan las calles de Andalucía con música, color y folclore.

La Semana Santa es la festividad cultural y patrimonial por excelencia, además de ser un incentivo económico previo a las vacaciones de verano para las empresas dedicadas al turismo ya que está considerada como una de las fechas donde más desplazamientos y pernoctaciones nacionales e internacionales se producen, junto con los meses de agosto y diciembre.

En muchas ciudades andaluzas y en algunas provincias españolas las vacaciones de Semana Santa comienzan el viernes previo al Domingo de Ramos, llamado comúnmente «Viernes de Dolores». Este día las hermandades y cofradías aprovechan para lucir los pasos ya decorados, es el momento idóneo para que los visitantes y fieles acudan a las iglesias, capillas y catedrales para poder deleitarse con estas obras de arte ya completadas. Los hermanos cofrades aprovechan para lucir también los estandartes y heráldicas que los nazarenos portarán mientras desfilan acompañando a su hermandad. Es un día muy especial para ellos ya que pueden exponer el trabajo y esfuerzo que han estado llevando a cabo durante todo un año de preparativos. Normalmente las procesiones están compuestas por dos pasos. Se suele comenzar con el paso del Cristo que escenifica un momento clave de la pasión, seguido por el paso de palio de la virgen. Estos pasos de palio, están formados por doce columnas de plata que sujetan el palio o el toldo bordado con motivos florales que cubre a las imágenes de las vírgenes y dolorosas.

El Domingo de Ramos es sin duda alguna, uno de los días más especiales de la semana, ya que los niños aprovechan para acompañar a la hermandad de Jesús de la Borriquita, vestidos de hebreos y portando hojas de Palma secas y ramas de olivo que previamente han sido bendecidas en las iglesias locales. Además, el Domingo de Ramos simboliza el pistoletazo de salida para que durante 7 días se muestre a través de la imaginería barroca andaluza la pasión y muerte de Jesús de Nazaret sobre los antes nombrados pasos, siendo estos llevados por una cuadrilla de cargadores o «costaleros» que con devoción cargan cada primavera con la imagen que representa a su cofradía.

No sólo la religión y el arte imaginero barroco juegan un papel importante esta semana cultural, la gastronomía tiene su hueco especial estos días ya que se degustan los manjares típicos de estas fiestas como son las torrijas con miel y el arroz con leche y canela, símbolos gastronómicos de la pascua andaluza y española que podemos encontrar en cualquier bar o cafetería típica.

Durante el resto de la semana hasta el domingo de pascua cientos de hermandades repartidas en las 8 provincias andaluzas desfilan y realizan su estación de penitencia por toda la geografía andaluza. Pero el auge de las fiestas llega con el jueves y el viernes Santo donde las hermandades más importantes de las ciudades realizan su estación de penitencia durante la noche del jueves y la madrugada del viernes. Es entonces cuando las mujeres andaluzas aprovechan para ataviarse de sus mantillas y peinetas negras, vestimenta típica que simboliza el luto por la muerte y pasión de Jesucristo que según la tradición tuvo lugar entre estos dos días tan esperados.

Gracias de nuevo al tiempo y al clima, las procesiones más destacadas de las diferentes provincias de Andalucía pudieron salir a la calle durante la Madrugada, caso contrario a lo ocurrido años anteriores ya que debido a las precipitaciones la mayoría de procesiones tuvieron que permanecer en sus respectivas iglesias. Este año en la madrugada de Cádiz hicieron estación de penitencia la Hermandad del Descendimiento y la del perdón, dos de las más importantes junto con la Hermandad del Nazareno de San Fernando y María Santísima de los Dolores. El famoso Cristo de la Misericordia volvió a congregar a miles de personas en la madrugada granadina. Pero es en Sevilla donde la madrugada cobra sentido y vida, este año pudieron desfilar las dos hermandades más queridas de la capital andaluza, La Esperanza Macarena y la Esperanza de Triana, que años anteriores tuvieron que suspender su salida a causa del mal tiempo y la lluvia. Dos hermandades y dos imágenes de vírgenes dolorosas que representan a dos de los barrios más populosos de la ciudad hispalense.

La madrugada del viernes santo pasa a ser una continuación del día, no hay hora de cierre en los bares y restaurantes, y las calles se inundan de visitantes y personas de diversa procedencia, dificultando el acceso del tráfico a los centros urbanos y la fluidez en las zonas peatonales. La mayoría de los comerciantes y hosteleros de las ciudades de las provincias andaluzas consideran esta noche como la más productiva y eficiente de todo el año, en especial en Sevilla donde los beneficios ascienden notablemente llegando a triplicar la recaudación de un día cotidiano. Los visitantes y turistas llegan incluso a alquilar viviendas o habitaciones de hoteles únicamente para esa noche con el único fin de disfrutar de las hermandades tan sonadas y admiradas por los sevillanos y los andaluces.

Centrándonos ahora en porcentajes y cifras turísticas de este año, podemos hablar de esta Semana Santa como una de las mejores en estos últimos 7 años. Los comerciantes y hosteleros pudieron obtener beneficios elevados durante toda la semana debido al buen tiempo y a la afluencia continua de clientes, pero la mejoría se ha notado sobre todo en hoteles y hostales. La ocupación hotelera ha rondando el 78% en ciudades como Sevilla, Granada o Cádiz superando las cifras de las Semanas Santas anteriores, esto supone un respiro para los empresarios locales que durante el resto del año no han podido obtener los beneficios esperados. Pero estos días lo cambian todo, ya que muchos de ellos se han visto «obligados» a crear puestos de trabajo temporales para poder cubrir la elevada demanda y la masiva afluencia de clientes.

Turismo, devoción, ocio y gastronomía son los cuatro pilares donde se encuentran asentadas las bases del éxito de esta semana única, que ha sido según las cifras de la Consejería de Turismo y comercio de la Junta de Andalucía, una de las mejores temporadas de las fiestas primaverales de estos últimos años. Ya que han supuesto para muchos un respiro económico en estos tiempos de crisis para la sociedad española y la comunidad andaluza.

Madrugada en Cadiz. Virgen de los Dolores.  Semana Santa en Sevilla. Catedral.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio