El clásico más igualado de los últimos años

El primer clásico de la temporada llega el próximo día 10 de diciembre. En el mes de abril de la pasada campaña se produjo una saturación de encuentros (4 en 20 días) que los barcelonistas probablemente recuerden mejor que los madridistas, a pesar de que éstos últimos se llevaron la Copa del Rey.

Esa misma temporada el Barcelona se proclamó Campeón de la Liga y Campeón de Europa, acaparando titulares por su juego y elogios de todo el mundo, incluyendo entrenadores de equipos rivales. Un momento, ¿todos?. No, en el banquillo del Real Madrid se sienta José Mourinho, alguien que con poca convicción y bastante mal gusto acusó al equipo contrario de jugar con el favor de los árbitros.

El Real Madrid, sin embargo, realizó una temporada brillante en la que batió su propio récord de puntos en la Liga, y en la que tuvo momentos de gran fútbol. Pero la sombra del Barcelona es alargada y oscureció cualquier éxito del Real Madrid, a pesar de que la mencionada copa del Rey era la primera en 18 años.

Podría parecer que con todos estos precedentes el gran favorito para ganar el encuentro es el Barcelona y que poco puede hacer el Madrid. Nada más lejos de la realidad. Este año Mourinho se ha salido con la suya y ha logrado un conjunto más potente aún que el de la temporada pasada. Es un equipo más rápido, más centrado, con más recursos y con más hambre. En definitiva, más equipo. Es el actual líder de la Liga y en lo que va de la presente campaña ha dominado con mano de hierro numerosos partidos: tiene 42 goles a favor en 12 encuentros lo que da un promedio de 3,5 goles por partido. A este ritmo dejará corto el récord de 107 goles en una temporada, registro que consiguió en 1989-1990.

No puede decirse tampoco que este año el Barcelona lo haya hecho mal o esté decepcionando. Ha marcado 38 goles, encajado sólo 6 y permanece invicto en lo que va de Liga. Su juego de toque corto y rápido sigue igual de fresco y espectacular. Los jugadores son básicamente los mismos con la incorporación de Fábregas, que se ha adaptado a las mil maravillas a la forma de jugar del Barcelona y que ha dejado ya varios ejemplos de su clase e inteligencia futbolística. Lo que sí es cierto es que el equipo no parece haber alcanzado el estado de gracia y continuidad del año pasado. Suma 4 empates en la liga y en la Copa de Campeones, a pesar de que solo ha empatado un partido, ha concedido 4 goles en 5 partidos.

Una cosa está clara, el clásico de diciembre va a ser, sobre el papel, uno de los más igualados en los últimos años. Hay potencial suficiente para decir que se enfrentan los dos mejores equipos del mundo, al menos los más goleadores de Europa y con un juego más vistoso y ofensivo (más polémico sería decir que La Liga es mejor que la Premier, pero ése es otro debate diferente).

El Barcelona, que no suele quejarse ni va de víctima, viajará al Bernabeu sin miedos ni complejos.

Más de cien años de Clásico

La historia del clásico se remonta a 1902, año en el que se enfrentaron por primera vez los dos equipos. El Barcelona venció por 3 a 1 en aquel partido que con el tiempo pasó a considerarse «El Clásico» por excelencia. Contando solamente los partidos de Liga, el Madrid consiguió vencer en 68 ocasiones por 63 del Barcelona, contabilizándose 31 empates.

El partido, como siempre ocurre, va a despertar el interés de medio mundo. El Clásico se vive casi con la misma intensidad en España como en Marruecos, Portugal o Argentina. Es, después de la final de la Liga de Campeones, el partido más visto en todo el mundo, contestado solo por el derbi entre el Inter y el AC Milan. En Londres volveremos a ver los pubes llenos de españoles animando a uno u otro, así como a ingleses atentos a ese fútbol que tanto admiran y que añoran para su selección nacional. En el clásico como ocurrió con las recientes elecciones, todos tienen su favorito, y cuando terminan todos dan su opinión.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio