El cuento inacabado de Meghan

0

Mucho me temo que la popular serie ‘The Crown’ va a tener que alargar su cuento a lo ‘Cuéntame cómo pasó’. No recordaba un Buckingham Palace con más periodistas que curiosos. Al desolado aspecto que deja una atracción turística en pandemia, hay que unir «la tristeza que se respira en palacio», según el último y escueto comunicado de la Casa Real Británica.

La bandera de la «Union Jack» esta vez no ondeaba a media asta, aunque la presión de la opinión pública sobre la familia real se prevé incluso mayor que la soportada con el fallecimiento de Diana de Gales o su famosa entrevista en la BBC allá por 1995.

Meghan y sus acusaciones de racismo a uno de los miembros de la monarquía ha puesto en el disparadero a una institución que sufre: Una crisis que solicita el rescate público de sus cuentas, el estado de salud del príncipe de Edimburgo o el escándalo sexual del príncipe Andrés. Convencidos ya de que cualquier cuento de ficción se queda corto, las acusaciones de xenofobia de Meghan a un miembro “importante” de la casa real enciende estos días la mecha en plena pandemia y con el eco en la calle del ‘Black Lifes Matter’ de fondo.

Reacción de la Casa Real Británica

«Toda la familia está apenada al conocer hasta qué punto han sido difíciles los últimos años para Harry y Meghan», han manifestado. Con respecto al contenido de esta charla que vieron 11 millones de británicos este lunes (y casi el doble el pasado domingo en Estados Unidos), su gabinete de comunicación ha asegurado que «los temas que se han tratado, sobre todo en el aspecto racial, son preocupantes». Con todas las miradas sobre Carlos de Inglaterra, y otro comunicado falto de detalles, el príncipe de Gales no quiere ser el malo de esta película y se despacha con un “a mí que me registren” o «I didn’t cut off Harry».

De nuevo el maltrato a una princesa y una conversación en la sala de estar de la realeza hace tambalear los pilares de Windsor. Al poder de difusión de las redes sociales añadimos ahora un mensaje que puede polarizar a la sociedad. Cabe destacar que  no hace mucho se hizo viral el derribo de la estatua del esclavista y representante de la corona en África, Edward Colston, durantes las protestas por la muerte de George Floyd.

¿Venganza o responsabilidad?

Al igual que en las preliminares de la votación por el Brexit, los principales tabloides preparan sus encuestas.  ¿Qué opinión te merecen los duques de Sussex tras la entrevista de Oprah? ¿Crees que le han faltado el respeto a la reina?

Estamos ante un nuevo plebiscito que pasa del papel cuché a la prensa de color ¨salmón¨ por el impacto, no solo económico, de las declaraciones de los duques de Sussex. (Que recordemos gastaron hasta 32 millones en su boda, que bien podría ser una fiesta de despedida). El cuento de hadas invertido, la plebeya ha convertido al príncipe “desencantado” en una rana feliz fuera del estanque con el programa de Oprah. Claro que, parte de los británicos siguen pensando que el trabajo del noble reside en honrar a la familia, frente a los que defienden la objeción de conciencia. Mientras, y frente al Palacio Real, la prensa seguirá escribiendo el guión del último capítulo de una serie sin final.   

Sobre el autor

Deja tu comentario