El flamenco de Rafael Amargo, el mejor remedio contra el hambre

Ángela Alonso, directora de la escuela de baile Ilusión Flamenca, organizó el pasado domingo 21 de abril una gala benéfica con la actuación del bailaor con el fin de ayudar a las familias almerienses afectadas por la crisis.

El arte flamenco se convirtió, durante el pasado domingo 21 de abril, en el medio canalizador de ayuda y el salvavidas para las familias que más sufren los desgarros de la crisis económica en Almería. Rafael Amargo y su impecable estilo sobre el tablao jugaron un papel protagonista en Londres en una gala benéfica organizada por Ángela Alonso, directora de la escuela de danza Ilusión Flamenca. La bailaora supo coordinar los esfuerzos de empresas y organizaciones como el Banco de Alimentos para intentar paliar, gracias a este proyecto, la desnutrición infantil y el sufrimiento de las familias que están perdiendo su hogar en su ciudad natal.

«El artista es el puente entre quien aporta y quien recibe, mientras que el arte es la forma de que quien dona se lleve algo a cambio», explicó Rafael Amargo, el bailaor de reconocimiento internacional, quien, por ser natural de Granada, siente «muy cercano» al problema de la crisis en esta zona de Andalucía. «Hoy en día hay que ser solidario con todo, pues el problema cada vez es más visible», reconoció el bailaor.

Precisamente de este problema habló Manuel Arqueros Calleja, secretario del Banco de Alimentos de Almería, quien también viajó a Londres para formar parte del proyecto al que su organización, recientemente galardonada con el Premio Príncipe de Asturias, apoya. «Cuando apareció Ángela con la idea de esta gala ni nos lo pensamos», reconoció Manuel Arqueros, quien hizo hincapié en el enorme aumento de las donaciones que se está produciendo a consecuencia de la crisis. Tal y como cuenta, la organización almeriense atiende a cada año a 55.000 beneficiarios, una cifra que aumenta tan rápido como la generosidad de los donantes. Tanto es así, que tan solo el año pasado el Banco de Alimentos recogió casi 2.400 toneladas de comida en su provincia.

No obstante, el proyecto no podría haberse llevado a cabo sin la ayuda desinteresada de Luis García Enrique, gerente de Isendi Farma, la empresa que organizó el pasado año la carrera contra el hambre en Almería. Cada año, su empresa participa, a través de la ONG Cybersolidaridad, en un evento solidario – el año anterior fue notable su donación de jeringas y agujas para controlar el sida en África – y este año ha querido empezar por apoyar a las gentes de su propia ciudad a través de esta iniciativa. A ella también se han sumado los apoyos del Ayuntamiento de Almería, el Patronato de Deportes y artistas como Bisbal o Tomatito y la periodista Samanta Villar.

Los esfuerzos sumados por todas estas partes permitieron una velada para recordar en el hotel Le Meridien de Picadilly Circus, donde tanto Ángela Alonso como Rafael Amargo se fundieron en el baile en una salón colmado de arte, salero y gran participación del público. La iniciativa, que arrancó ya el año pasado, puso de manifiesto que el apoyo de la gente ante la crisis está creciendo y que el flamenco también arrasa y traspasa fronteras cuando se trata de promover la solidaridad.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio