El Gobierno británico podría dar luz verde a las vacaciones de Semana Santa

0

Según el medio The Times, el Gobierno británico podría permitir las vacaciones de Semana Santa siempre que los casos Covid sigan disminuyendo. Las supuestas vacaciones serían un descanso de los días laborales, pero evitando el ocio social para prevenir los contagios en posibles reuniones sociales. El primer ministro británico, Boris Johnson, prevé comenzar la desescalada de restricciones el próximo 22 de febrero. Las aperturas serán progresivas, y según informes, se podrían recuperar las restricciones en caso de que en algún momento los datos empeoren.

La semana pasada, Johnson advirtió que era «demasiado pronto» para declarar un plan de desescalada exacto. Esta misma tarde, en rueda de prensa, y ante las preguntas de los periodistas, no ha garantizado que el Gobierno inicie un cuarto confinamiento si la cosa empeora. «Claro que no lo puedo garantizar. Estamos luchando contra la naturaleza. Contra un virus que es capaz de mudar», ha dicho Johnson. Los parlamentarios se arriesgan a anunciar fechas para evitar que a última hora, la situación epidemiológica les haga retractarse. Sin embargo, el sector turístico está pidiendo a los dirigentes que sean claros con las próximas medidas. El turismo es el sector más afectado por la pandemia, y las empresas de turismo y viajes necesitan empezar a recuperarse de cara al verano. La organización de comercio de viajes Abta ha dicho que muchos agentes de viajes y operadores turísticos no han podido trabajar ni generar ingresos desde el inicio de la pandemia.

Las vacaciones serían «Staycations»

La Coalición Save Future Travel, compuesta por 12 organizaciones líderes en el sector turístico, afirma que es vital que el Gobierno trabaje con la industria para desarrollar cuanto antes una guía de reapertura de viajes. La coalición advierte que la industria no puede permitirse esperar hasta la vacunación de toda la población británica. De lo contrario, muchas empresas caerán en quiebra y los despidos serán inevitables. En contrapartida, las autoridades prefieren evitar todo tipo de riesgo sanitario. Para ello, será necesaria la acción coordinada del control de los certificados de vacunas y la realización de pruebas PCR a los pasajeros. Las medidas de control serán fundamentales para reabrir el mercado de viajes al extranjero. Mientras tanto, en un enfoque a corto plazo, las vacaciones en Reino Unido seguirán el modelo de las «staycations» o vacaciones de quedarse en la respectiva ciudad. Los ciudadanos tendrán que aguantar unos meses más evitando los viajes de larga distancia, mientras se completan las vacunaciones, que ya van por los 15 millones de británicos.

 

Sobre el autor

Estudiante de periodismo en la Universidad Miguel Hernández. A la curiosidad solo la calma la información veraz. Amante de la escritura sobretodo cuando sirve de altavoz al interés general.

Deja tu comentario