El resurgimiento de la gastronomía británica

Existe una mala concepción de la cocina de Reino Unido debido a la escasa oferta de restaurantes con menú tradicional de calidad y al auge de la comida rápida. Sin embargo, la gastronomía británica ha demostrado tener la capacidad de superarse

El popular queso Wensleydale, con arándanos, uno de los favoritos para los británicos.

A menudo, los recién llegados a Reino Unido traen consigo una carga de prejuicios sobre la cocina británica al pisar esta región por primera vez. Sin embargo, es cuestión de tiempo descubrir que la cocina local tiene mucho que aportar. La gastronomía tradicional está cambiando en los últimos años y está viviendo un resurgimiento, en gran parte gracias a la labor de los chefs televisivos más famosos y los restaurantes de renombre instalados en la capital londinense. Se está haciendo campaña interna para promocionar los productos más saludables y de calidad con ingredientes orgánicos y sostenibles.

Las recetas tradicionales británicas son generalmente bastante sencillas y de ingredientes humildes, en las que el horno es una pieza fundamental. Las empanadas de ternera y cerveza (steak & ale pie) son populares, pero también las hay de pollo (chicken pie) o incluso de sardina (stargazy pie). Las Cornish pasties son típicas de la región de Cornwall, empanadas de forma semicircular generalmente de ternera y patata, pero también de otros muchos ingredientes, como de queso o brécol. Los Melton Mowbray pork pies consisten en carne de cerdo picada y embutida con gelatina, envuelto en hojaldre.

Por otro lado están los pasteles con una base de puré de patatas, como son el shepherds pie (con cordero), cottage pie (con ternera) o fisherman’s pie (con pescado). De la misma forma los bangers & mash están formados por salchichas en una cama de puré de patatas, mientras que el rumbledethumps escocés combina el puré con col y cebolla.

Reino Unido también posee una gran variedad de quesos regionales deliciosos, en general de textura más blanda que los españoles. El queso por excelencia es el Cheddar, aunque también son interesantes el Lancashire, Leicester, Gloucester o el cremoso Caerphilly. Como quesos azules destaca el Blue Stilton, Lanark Blue o Shropshire Blue. En muchas ocasiones el queso lleva sabores añadidos, como el popular Wensleydale con arándano o albaricoque o el Sage Derby, con salvia.

El popular Afternoon tea, toda una institución en Reino Unido.

Si hablamos de producción agrícola, la col, patata, nabo y chirivía son muy recurrentes a la hora de cocinar estofados y otras recetas diversas como sopas, bubble & squeak, neeps & tatties, chirivía asada con miel y acompañamientos para las carnes. Los galeses son famosos por su producción de puerro, siendo incluso símbolo nacional. Aunque no sea propiamente vegetal, también cultivan algas y es famoso el laverbread.

Kent es conocido como el jardín de Inglaterra por su fértil suelo, que produce una gran variedad de frutas. La benignidad del clima y las lluvias regulares hacen de esta campiña un lugar productivo en el que se cultivan melocotones, cerezas, frambuesas, fresas, ciruelas, grosellas, manzanas y peras. Particulares en las cocinas del país son el ruibarbo (rhubarb) y la grosella espinosa (gooseberry).

En cuanto a la ganadería, se crían productos cárnicos de calidad debido a la buena alimentación en los inmensos pastos que cubren estas verdes tierras, ofreciendo ganados de renombre como el Aberdeen Angus y el Dexter. Gastronómicamente son célebres el cordero galés con menta, la sopa de rabo de buey, los haggis escoceses y el roast beef. El Sunday Roast o asado de los domingos es toda una institución y la carne de venado está creciendo últimamente en popularidad.

En las zonas costeras también es tradicional el pescado y marisco, aunque con menor aceptación que en las costas españolas. Por todos es conocido el Fish & Chips, aunque tienen mayor renombre el salmón escocés, los arenques ahumados de la Isla de Man, el lenguado de Dover, la anguila en gelatina y las sardinas córnicas. Como marisco podemos destacar las famosas ostras de Whitstable, los berberechos galeses o el cangrejo de Cromer. Son populares los pequeños tarros de plástico o pots con marisco o los scampi, hechos de cigala.

Llegando al postre son muy recurrentes los dulces caseros, como los innumerables bizcochos, galletas como el shortbread o las oatcakes y los populares scones. Algunas tartas y puddings tradicionales son el pastel de manzana o el de zanahoria, bread & butter pudding, rhubarb crumble o las cremosas natillas. El Afternoon tea es toda una institución, donde se prepara una bandeja llena de sándwiches elaborados y dulces caseros que acompañan el té.

En cuanto a bebidas, la especialidad británica es la cerveza, y más comúnmente la real ale, bitter o stout. Ahora mismo se está produciendo un boom gracias a las micro-destilerías de cerveza, que producen este preciado líquido de manera más artesanal. La real ale es más suave que la lager que se suele hacer en España y se toma a temperatura ambiente. Burton on Trent es uno de los lugares con mayor número de productores de cerveza del país debido a la calidad particular de las aguas del río Trent.

Las regiones de Somerset y Herefordshire son famosas por su cultivo de manzanas y peras, y por lo tanto de sidra y perry, que abastecen al resto del país. Los vinos de denominación de origen ingleses (que no británicos, que son de mala calidad) se han hecho un lugar importante entre los viñedos del sur.

Sin duda la gastronomía británica se está haciendo un hueco poco a poco en la escena internacional gracias a sus más célebres chefs y a la modernización de la cocina, que utiliza recetas e ingredientes de influencias culturales diversas, tomando ventaja de la multiculturalidad del país.

Álvaro Docio
www.britishlocalfood.com
Twitter: @blfood

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio