Portada | Actualidad | El Sahara Occidental busca su sitio en África

El Sahara Occidental busca su sitio en África

Decenas de manifestaciones fueron convocadas en diferentes ciudades españolas el pasado fin de semana en apoyo al Sahara Occidental y en contra de la represión marroquí a la ex colonia española mientras que activistas españoles prosaharauis eran expulsados del país vecino. Estos sucesos eran solo una continuación de una agitada semana después de que la policía marroquí entrara por la fuerza el pasado 7 de noviembre en el campamento de protesta saharaui Gadaym Izik, a 15 kilómetros de El Aaiún, capital de Sahara Occidental. Al cierre de esta edición y según el Frente Polisario, decenas de personas murieron y al menos 4.500 personas resultaron heridas durante la batalla del pasado 7 de noviembre.

Además, Marruecos impedía la entrada de periodistas españoles que intentaban entrar en el país desde las Islas Canarias para hacer su trabajo, el de informar de lo que estaba pasando, expulsaba a periodistas de la cadena SER que habían conseguido burlar el cerco policial en la capital saharaui y comunicaba al corresponsal del diario ABC, Luis de Vega, que se le retiraba la acreditación de periodista extranjero en el país vecino.

Esta actuación de las fuerzas marroquíes, calificada por la ONU de «altamente lamentable», sucedía horas antes de que Marruecos y el Frente Polisario (Frente Popular de Liberación de Saguía el Hamra y Río de Oro) se reunieran en Nueva York arropados por la organización internacional para discutir el futuro del territorio saharaui.

Algunos expertos han señalado que lo sucedido en la capital de Sahara es una estrategia más para demostrar quien es el más fuerte horas antes del comienzo de las conversaciones y el representante del Frente Polisario en España, Bucharaya Beyun, apuntaba que Marruecos buscaba evitar la negociación.

Mientras, la conocida activista Aminatú Haidar -en huelga de hambre desde hace unos meses en Lanzarote- reivindicaba poder volver a su país y subrayaba en una entrevista realizada por El País que «Marruecos reprime sin piedad cuando los saharauis solicitan simples mejoras sociales».

Aminatú Haidar descacó: «Hay 20.000 personas que protestan porque los saharauis son discriminados y no se benefician de las riquezas de su territorio, empezando por la pesca y los fosfatos». «Mandan así un mensaje a la Unión Europea para que no renueve el acuerdo de pesca con Rabat», que expira en 2011 y del que se aprovechan sobre todo los pesqueros españoles.

En el asunto del Sahara, una vez más la implicación de las distintas partes se mide con el rasero de los intereses superponiéndose al de los derechos humanos. Mientras la Unión Europea intenta no inmiscuirse en el asunto, Francia se pone del lado de su protegido Marruecos, España mantiene las formas con el país vecino y Estados Unidos simpatiza con el territorio de Mohamed VI por cuestiones de seguridad.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio