Portada | Actualidad | El tifón Haiyan deja 10.000 muertes a su paso por Filipinas

El tifón Haiyan deja 10.000 muertes a su paso por Filipinas

Al menos 10.000 personas han muerto solo en una de las provincias que resultaron devastadas por el tifón Hayán que azotó Filipinas el viernes pasado. La mayor catástrofe natural en la historia de Filipinas ha dejado imágenes demoledoras con pueblos arrasados, barrios enteros destruidos, cadáveres colgando de los árboles, viviendas arrancadas de cuajo, amasijos de escombros. El tifón, formado a más de 600 kilómetros de la costa de Filipinas, arrasó todo lo que se encontraba a su paso con con vientos de 314 kilómetros por hora y rachas que llegaron hasta los 378.

Según datos de la policia de la isla de Leyte, la más afectada por el tifón, los fallecidos en la provincia habrían superado las 10.000 personas, entre los que se cree no hay ningún ciudadano español según el Embajador de España en Filipinas, Jorge Domecq. Las principales causas de las muertes han sido ahogamiento motivado a la subida de la marea y el fuerte oleaje similar a un tsunami. La ciudad de Tacloban de 220.000 habitantes ha sido totalmente debastada, entre el 70% y el 80% de sus infraestructuras están destrozadas. Alrededor de medio millón de personas han sido desplazadas de sus hogares y 4,5 millones se han visto afectadas en 36 provincias.

Sigue habiendo regiones e islas incomunicados. La mayoría de las carreteras son inaccesibles, las comunicaciones han dejado de funcionar y el suministro eléctrico ha sido cortado en la mayoría de los lugares, lo que está dificultando las las labores de rescate. Todo hace pensar que el número de fallecidos aumente exponencialmente con la llegada de los equipos de rescate a las diferentes áreas. Muchas carreteras están impracticables, y comunicaciones y suministro eléctrico están cortados en muchos lugares.

Debido a su situación geográfica, Filipinas está expuesta a terremotos, erupciones volcánicas, tsunamis y huracanes. El Gobierno del país advertido por el peligro del tifón, decidió evacuar a 800.000 antes de que este tocase tierra. Sin embargo, la magnitud de Haiyan ha sorprendido a todo el mundo y ha sobrepasado con creces las posibilidades de los medios filipinos para miniminar los daños.

Las imagenes son devastadoras y los testimonios estremecedores. «Tacloban está totalmente destruido. A alguna gente se la ha ido la cabeza por el hambre y por haber perdido a sus familias», afirmaba un profesor a la agencia de noticias francesa France Presse. La falta de recursos y la falta de comida y agua está empezando a marcar mella en la población. «La gente se está volviendo violenta. Están saqueando negocios, centros comerciales, en busca de comida, arroz y leche». «Los supervivientes caminan como zombis buscando comida, es como una película», ha dicho una estudiante de medicina de Leyte a la agencia Reuters. 

La comunidad internacional reacciona

Tanto Estados Unidos, como la Unión Europea ya han mostrado su apoyo a Filipinas y se han empezado a movilizar ayudando en los servicios de rescate, además de con provisiones y víveres para los afectados. El secretario de Defensa estadounidense, Chuck Hagel, ha ordenado al Centro de Mando del Pacífico que despliegue barcos y aeronaves para colaborar en las labores de búsqueda y rescate y transporte de ayuda. El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, ha enviado un mensaje al Gobierno filipino en el que dice: «Estamos preparados para contribuir con ayuda de emergencia y asistencia si se nos solicita en este momento de necesidad». El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, ha ofrecido su pésame y ha afirmado que los organismos humanitarios de la ONU están trabajando con el Gobierno filipino para proporcionar apoyo de emergencia con rapidez.

Por su parte, desde España hoy mismo ha salido un avión cargado de ayuda de emergencia. El cargamento del aparato permitirá suministrar diariamente agua potable «a más de 70.000 personas» y llevará «material de cobertura», como tiendas y mantas, así como «raciones de emergencia para atender las necesidades básicas de las personas», según el secretario general de Cooperación Internacional para el Desarrollo, Gonzalo Robles.

Haiyan sigue su paso

Esta pasada madrugada, Haiyán ha tocado tierra en Vietnam El Centro de Alerta de Tifones de EE UU informó de que Haiyan impactó a unos 160 kilómetros al este-sureste de la capital, Hanoi. Las autoridades ya han evacuado a 883.00 personas, la mayor parte de las provincias de Da Nang y Quang Ngai, mientras el país ha declarado la alerta máxima ante la llegada del fenómeno meteorológico, informa el diario gubernamental TuoiTre.

El primer ministro vietnamita, Nguyen Tan Dung, declaró el viernes tras una reunión de emergencia que a pesar de que el tifón llegaría debilitado, aún tiene fuerza para «complicar» la situación, por lo que se han tomado medidas de seguridad para «limitar las consecuencias en términos humanos y materiales». La aerolínea estatal Vietnam Airlines avisó que varios de sus vuelos serán interrumpidos o cancelados el domingo.

Ante la inminente llegada de la tormenta, China ha elevado en las últimas horas la alerta de naranja a roja, la de mayor gravedad. No obstante, la potencia del tifón se ha reducido de 5 a 4 conforme avanza hacia el gigante asiático, donde se espera que toque tierra a última hora del sábado en un punto de la isla de Hainan, en el sur de China.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio