En Nepal, los que matan no son los terremotos sino los edificios mal construidos

1

El pasado sábado 25 de abril un fuerte terremoto de 7,8 grados en la escala Richter devastó la región central de Nepal causando más de 8.000 muertos y más 16.000 heridos. Casi dos semanas después, una réplica de ésta de magnitud 7,3 provocó de nuevo el pánico en el país dejando a miles de personas sumidas en el desastre y la tragedia. Tres semanas más tarde llegaba la tercera réplica, esta vez de 5,7 impidiendo las labores de recuperación.

Terremotos e infraestructura inapropriada

Nepal es uno de los países más pobres del mundo y esta catástrofe lo ha puesto al límite. Las Naciones Unidas estiman que 8 millones de personas se han visto afectadas. Desde allí, llegan imágenes desoladoras, las montañas de escombros cubren las calles, los hospitales están desbordados, miles de personas han perdido sus casas y a sus seres queridos. Además, muchos de ellos siguen con acceso limitado a las necesidades básicas y durmiendo a la intemperie por miedo a los nuevos temblores o a que sus casas dañadas se desplomen.

Las necesidades de un país que no para de crecer llevan consigo una rápida urbanización, la construcción de casas sobre terrenos inapropiados e inestables utilizando prácticas de construcción poco seguras y materiales de mala calidad.  El trágico terremoto de Nepal y el de Haití en 2010 de magnitud 7 que se llevó consigo a más de 300.000 personas, nos recuerdan la vulnerabilidad de muchas comunidades frente a los desastres naturales. En 2010 Chile también fue víctima de un terremoto de magnitud 8,8 y murieron poco más de 700 personas, a diferencia que Haití, Chile estaba mucho más preparado para este tipo de fenómenos.

Los terremotos no matan a las personas, sino que lo hacen los edificios mal construidos. La resistencia a un terremoto tiene más relación con la construcción de edificios y con la capacidad económica e institucional de un país que con la fuerza de la sacudida. Los terremotos más mortíferos no son los más potentes, sino los que ocurren en países más pobres. La devastación es causada por nuestras obras cuando colapsan durante un evento sísmico.

Todo esto es consecuencia de la pobreza, de la falta de estándares de construcción  y de la falta de cumplimiento de las normas existentes. Asimismo, se debe al poco acceso a materiales y herramientas adecuadas y a la limitada capacidad para construir edificios preparados para los seísmos.

Durante años, la comunidad internacional sabía que otro gran seísmo golpearía Katmandú tarde o temprano. Por desgracia el país no estaba preparado para este evento predecible. La gran pregunta ahora es: si se sabía que Nepal es un país con alto riesgo de seísmos, ¿por qué no se tomaron las medidas necesarias para minimizar los daños?

La comunidad internacional suele actuar en respuesta a los desastres, enviando equipos de rescate, distribución de suministros médicos, ayudando en la creación de refugios temporales, etc. pero esto sólo trata los síntomas de una catástrofe.

Después de un desastre como este, la comunidad internacional debe preguntarse qué es lo que se ha hecho mal hasta el momento y actuar con precisión para que algo así no vuelva a ocurrir. La reconstrucción de Nepal es crucial porque es la oportunidad para tomar conciencia de la importancia de la asistencia técnica y empezar a reconstruir la infraestructura vital de una manera segura. Es más importante que nunca, centrarse no sólo en la prestación de socorro inmediato, sino encauzar el apoyo en construir espacios más fuertes y resistentes para que no se repita una tragedia de esta escala de nuevo.

Tenemos los recursos suficientes para recuperar Nepal. Hace falta la voluntad, la cooperación y el compromiso de nuestros gobiernos para el despliegue de un plan de actuación.

Article 25,  reconstruir mejor en Nepal

Ahora mismo Nepal se encuentra en la fase más larga, pronto llegaran los vientos del Monzón hay que buscar soluciones rápidamente para evitar que las vidas que no se ha cobrado éste siniestro, se las lleven las epidemias o el hambre.

Los-niños-como-principales-víctimas-del-seísmoAunque siempre hay retos para el desarrollo, en Article 25 creemos que hay una solución sostenible para los desastres sísmicos. Ahora es el momento para que los gobiernos, las entidades públicas y privadas, las instituciones financieras , las ONGs y las comunidades trabajen juntas para generar un cambio en la práctica de construcción, tomen medidas preventivas y construyan comunidades resilientes antes de que suceda el próximo terremoto.

Article 25 somos una organización benéfica registrada en Reino Unido que diseña, construye y gestiona proyectos de construcción de edificios a algunas de las comunidades más vulnerables del mundo, afectadas por la pobreza, los desastres y la necesidad. Llevamos una década de experiencia proporcionando las habilidades y conocimientos necesarios para asegurarse que los proyectos se desarrollen mediante una construcción apropiada para cada zona y lo más segura posible, siempre dejando a una comunidad que podrá llevar a cabo sus propios proyectos de construcción en un futuro.

Los buenos edificios y la infraestructura son esenciales para el acceso a los derechos humanos y e l logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). No se puede detener la propagación del VIH sin clínicas de salud o proporcionar educación universal sin la construcción de escuelas y centros de formación. La creación de edificios que proporcionan servicios esenciales y apoyan  los derechos humanos es el núcleo de nuestro trabajo.Derrumbe-de-cientos-de-edificios

Nuestra visión es la de un mundo donde todas las personas tengan acceso a una vivienda digna, escuelas  bien construidas  y  clínicas y hospitales eficaces. Promovemos el desarrollo humano equitativo y sostenible, a través de la mejora de la habitabilidad y la defensa del derecho de las personas a tener un hábitat digno.

Ahora mismo Article 25 ha puesto el foco sobre los niños que requieren asistencia en Nepal. Como ya sabemos, en las emergencias los niños siempre son el colectivo más vulnerable. En Nepal son muchos los que han perdido a sus familiares y se encuentran en situación de desprotección. 9 de cada 10 escuelas han sido dañadas o destruidas en los distritos más afectados, dejando 24.000 aulas fuera de acción. Esto significa que más de un millón de niños no podrán regresar a la escuela. Es primordial que regresan a la escuela tan pronto como sea posible, dándoles la oportunidad de volver a la  normalidad, ayudar a que olviden los horrores a los que se han enfrentado y darles la educación que se merecen.

Desde Article 25 queremos asegurar que el país  centre sus fuerzas en mejorar la resilencia de los edificios a los desastres naturales y prevenir otro Nepal.

¡Ayuda a Nepal!
Haz tu donación en la web de Article 25 o enviando u  texto al 70070 con la palabra NEPA25 y tu donación (por ejemplo NEPA25 5, para donar £5)
Sigue a Article 25 en Twitter

Sobre el autor

El Ibérico Gratuito es el único periódico quincenal escrito en español para la comunidad española e hispanoparlantes de Londres.

Deja tu comentario