Portada | Cultura y Ocio | Deportes | En Roland Garros “la obligación me llevó a jugar bien”

En Roland Garros “la obligación me llevó a jugar bien”

El número uno mundial y seis veces campeón de Roland Garros, Rafael Nadal, ha concedido a El País una de sus entrevistas más profundas y personales. Hace unas semanas Nadal, con tan solo 25 años, consiguió su décimo título de Gran Slam gracias a su fortaleza y constancia en el trabajo.

 Tras su última victoria en la final de Roland Garros contra Roger Federer, el tenista español quedó muy contento consigo mismo. Según publica El País, Nadal se sintió totalmente emocionado cuando llegó al vestuario tras su triunfo: «Era consciente de que había ganado algo que días antes parecía muy complicado», expresó el mallorquín, a lo que añadió su satisfacción por «haber sido capaz de asumir el fracaso inicial o, más que fracaso, el desastre de cómo estaba jugando para a partir de ahí ir un poquito mejor cada día».

Nadal tuvo palabras durante la entrevista para otros grandes, como Pau Gasol, deportista con el que comparte importantes valores que se transforman en claves importantes para alcanzar el éxito. Hablamos de las ganas de querer ganar, lo que a su entender significa «querer hacer todo lo que toca para ganar». «Querer trabajar cuando no te apetece. Saber aguantarte en los momentos complicados pensando que van a cambiar. Ser lo suficientemente tozudo para pensar que las cosas saldrán bien cuando no salen a la primera ni a la décima. Que la mente esté preparada para asumir las dificultades para así poder superarlas». Son cuestiones, según el tenista, vinculadas a las personas que quieren ganar.

Nadal habló con las mismas palabras de admiración del fallecido Severiano Ballesteros, al que conoció en persona y siguió desde muy cerca. «Era una persona excelente», indicó el tenista. «Lo que hizo Seve tiene la dificultad añadida de haber sido un pionero en España y haber creado un modo, un estilo, mundial. Su mayor virtud, sin duda, es que quería hacerlo y que se sentía preparado para trabajar lo que hiciera falta para llegar hasta allí», prosiguió.

El mallorquín habló de sus ganas de volver a casa, puesto que lleva desde la Copa Davis en Bélgica. «Pienso que este es un sacrificio que puede ayudarme a hacerlo luego mejor en Wimbledon», a partir del 20 de junio. Con respecto a su reciente victoria en París, Rafa afirmó sentir una satisfacción personal muy grande por estar un año más ganando un torneo grande como mínimo. «Ganar Roland Garros, los 10 títulos que llevo del Grand Slam [dos de Wimbledon, uno del Open de Australia y otro del de Estados Unidos, aparte de los seis parisienses], es dar un paso adelante en mi carrera y también en confianza para jugar el resto del año con más tranquilidad». Sin embargo, «hay que ser humilde, pero no hay que tener tontería encima. Con 10 títulos, ¿estás entre los grandes de la historia? Pues sí».

En París todo empezó sin muchas esperanzas para el tenista español, algo bastante habitual según explicó el deportista. «En todos los Roland Garros he comenzado jugando mal. En este, especialmente, estaba jugando con un pelín más de nervios que los anteriores. En aquellos no había perdido cuatro finales en un año [todas contra el serbio Novak Djokovic]. Eso es duro, pero también hay que ver que estuve en todas. No estuve para ganar las cuatro finales, pero sí para aceptar las derrotas lo suficientemente bien para volver a luchar desde el primer día en el siguiente torneo». En Roland Garros, «al ver que no había sido capaz de ganar ninguna de esas cuatro finales, tuve inseguridad a la hora de encarar el torneo». «Una vez pasada la primera semana, vi que ya no me quedaba otra que jugar bien… Y ahí fue cuando me puse a jugar bien. La obligación me llevó a jugar bien».

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio