Entrevista a Ignacio Estudillo, ganador del BP Young Artist Award 2014

Ignacio Estudillo, es un pintor español que ha ganado el primer premio al BP Young Artist Award 2014 con su obra Mamá, en el cual retrata a su madre. Anteriormente este artista fue galardonado con el segundo premio en esta misma categoría con su obra El Abuelo, donde el protagonista era su abuelo. Su obra se expondrá hasta el 21 de septiembre en la National Portrait Gallery.

¿Cómo pensó en presentarse al BP Portrait Award, por segunda vez?

Pues fue una decisión complicada porque tenía un gran recuerdo y no quería dañarlo. Pero estaba trabajando en una pieza que podía encajar en este concurso, por esto me presenté.

Hace dos años ya quedó finalista con su obra El Abuelo, ¿ha cambiado su manera de hacer retratos desde entonces?

La idea previa de porqué empecé el cuadro es bastante diferente, pero el lenguaje que utilizo en prácticamente el mismo.

Ha sido seleccionado entre 2000 artistas de 71 países diferentes…

Es una sensación muy bonita ver cómo valoran y resaltan tu trabajo entre tantos pintores y pinturas diferentes. Esto pone en valor no solo a mí, sino a la pintura española.

¿Qué técnicas utiliza para realizar estos retratos?

Intento explorar el abanico de posibilidades plásticas en mis trabajos, pero para este retrato utilicé principalmente el óleo.

¿Qué opina sobre la obra ganadora de Thomas Ganter titulada Man with a Plaid Blanket?

Pienso que es una buena pieza, muy diferente a la mía. Todas las piezas premiadas tienen muchas virtudes.

¿Qué es para usted el BP Portrait Award como concurso?

Para mí es un reconocimiento a mi trabajo, es la segunda vez que me presento a este concurso y la segunda vez que me premian, pero a la categoría “Young”, me quedo con eso. Espero ganar algún día el primer premio del BP Portrait Award, ya estoy trabajando en esto.

Ha estudiado en la Escuela de Arte de Jerez de la Frontera y en la Fundación Antonio Gala para jóvenes creadores, ¿qué restos de esas escuelas se pueden ver en sus retratos?

Pues pienso que en mi pintura se ve claramente donde me he formado, que soy de Andalucía, ese gusto por la belleza, por cierto sentido barroco del lenguaje, hay una gran tradición de la pintura que se siente cuando pintas, es difícil, pero en definitiva es bueno.

¿Qué me dice si le digo Antonio López?

Es el mejor maestro que he tenido. Yo lo conocí con 24 años y para mí fue un antes y un después. En esa época yo solo pensaba en el lenguaje, en técnica y él me transmitió muy bien que la pintura es mucho más que eso.

Su obra ha pasado por numerosos puntos como Art Madrid y forma parte de las colecciones del MEAM de Barcelona. ¿Algún lugar más que sea especial para usted?

Yo destacaría todas esas casas de personas que quieren tener alguno de tus trabajos y muchas veces hacen unos esfuerzos económicos grandes. Esto es realmente importante y muy bonito.

¿Qué quiere transmitir cuando pinta los retratos?

En cada retrato es diferente, no se puede resumir, son un cúmulo de muchas ideas y decisiones. Con el de mi madre quería ser respetuoso con ella y con la pintura, no tener prisas y poder meterme en una pieza grande para desarrollarla y ver adónde podía llegar. 

Ha retratado a su madre… ¿Le es más difícil plasmar los rasgos de gente conocida o desconocida?

Para mí es más fácil retratar a gente conocida, los conozco mejor, conozco la mirada, como mueve la boca.

¿De qué manera consigue captar el espíritu de cada persona retratada?

Es complicado, yo no pienso en este asunto abstracto del espíritu. Es algo más que tiene que ver con sensaciones, ver si estás con esa persona.

En cuanto a la bata que porta su madre, ha sido una de los aspectos más comentados…

Es algo que no entiendo. Es imposible controlar las reacciones de la gente y que entiendan o pongan en valor ciertos aspectos. Es así, se cuenta con eso.

¿Qué otros proyectos tiene en mente?

2014 es un año en el que me están saliendo muchos proyectos muy bonitos y de diferentes tipos. Ahora me voy a la Costa Brava a un festival de pintura al aire libre durante 10 días. Después, doy un curso de pintura junto a Eduardo Millán en Jerez de la Frontera. Participo también en un proyecto precioso en Ubrique con otros amigos pintores, a través de una exposición de pinturas al aire libre. A mediados de septiembre voy a realizar un proyecto de rehabilitación y dinamización cultural, mediante la pintura mural en Málaga, con la asociación a la que pertenezco, Cienfuegos. En octubre participo en una exposición colectiva sobre el paisaje en Sevilla. También expondré en noviembre en Gante, Bélgica. Y ya en enero de 2015 me mudo a Irlanda a vivir.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio