Portada | Actualidad | Escocia establece un límite histórico de alcohol en sangre para los conductores

Escocia establece un límite histórico de alcohol en sangre para los conductores

“El agua es la única bebida para un hombre sabio”. Esta opinión fue una vez expresada por el filósofo y poeta estadounidense del siglo XIX, Henry David Thoreau. Aunque los fabricantes de marcas como Volvic, Perrier y Evian probablemente coincidan con este punto de vista, si se sigue estrictamente, se descartaría el consumo no sólo de todos los tipos de alcohol, sino también del té, el café, la Coca Cola o el Red Bull, entre otros.

Sin embargo, el humorista y comentarista político norteamericano PJ O’Rourke está profundamente en desacuerdo con su compatriota: «El comportamiento apropiado durante toda la temporada de fiestas es estar ebrio. Esta embriaguez culmina en la víspera del Año Nuevo, cuando llegas tan borracho que hasta besas a la persona con quien estás casado».

Lo que O’Rourke no mencionó fue si aprobaría que alguien condujera en este recomendado estado de embriaguez. Evidentemente, el Gobierno escocés no lo aprueba, por lo que el pasado 5 de diciembre redujo el límite de alcohol para los conductores en Escocia de 80 mg a 50 mg por cada 100 ml de sangre. Debido a sus poderes delegados, Escocia no necesitó el permiso de los políticos de Westminster para introducir esta ley. Tal y como la BBC Escocia ha señalado, bajo la nueva regulación, “los automovilistas con la intención de conducir se limitarán a beber un poco menos de una pinta de cerveza o una copa de vino, en el caso de los hombres, y la mitad de una pinta de cerveza o un vaso pequeño de vino en el caso de las mujeres”.

La BBC también advirtió que, como actualmente no hay planes para cambiar el límite de 80 mg en Inglaterra, cualquier persona que, por ejemplo, salga de fiesta cerca del Gretna Chase Hotel, justo al sur de la frontera entre los dos países, tendrá que tener mucho cuidado si luego se dirige al norte, porque podría ser sancionado con una pena máxima de seis meses de prisión, una multa de hasta 5.000 libras y 12 meses sin poder conducir.

La  columnista de la BBC Escocia, Alicia Queiro, duda del sentido de tener un límite: “¿Por qué no simplemente introducir una política de tolerancia cero?”. La respuesta del Secretario de Justicia escocés, Kenny MacAskill, fue que hay varias razones por las que las personas pueden tener alcohol en su sistema: «En general, el alcohol se elimina de la sangre a un ritmo de alrededor una unidad por hora. Pero factores como el peso, el sexo, la edad, la cantidad de comida o agua que se consume o los niveles de estrés también influyen».

Un factor de complicación adicional es que, a causa de que algunos alimentos, enjuagues bucales y medicamentos contienen alcohol, las personas pueden aumentar sus niveles sin darse cuenta. El grupo de campaña de seguridad vial Freno ha afirmado que “20mg es lo más cerca que se puede conseguir sin penalizar accidentalmente a aquellos con un rastro de alcohol en su sangre”. Su subdirectora ejecutiva, Julia Townsend, cree que el límite de 80 mg en el resto del Reino Unido -el más alto de Europa- envía un mensaje totalmente erróneo que “una copa o dos antes de conducir son aceptables”.

Un análisis realizado por la corresponsal de The Independent Lizzie Dearden el 5 de diciembre ha revelado que “la mayoría de los países europeos hacen cumplir estrictamente un límite de 50 mg, que se reduce a 20 mg o 30 mg para los conductores que posean licencias de menos de dos años o para los conductores de transporte público o comercial”. Dearden explica que algunos países, como la República Checa y Hungría, aplican una prohibición completa de alcohol en sangre a los automovilistas, y en Alemania cualquiera que sea sorprendido con alcohol al volante debe pagar una multa mínima de 1.000 euros y puede ser sometido a evaluaciones psicológicas. En los EE.UU. el límite a nivel nacional es de 80 mg, pero tal y como ocurre en Croacia, hay tolerancia cero hacia los automovilistas menores de 21 años.

La encuesta de Dearden indica que Colombia tiene las sanciones más duras de América del Sur: los conductores que den un resultado de 20 mg de alcohol en la sangre tienen sus licencias suspendidas por un año o revocadas por una década o incluso de por vida,  y además deben llevar a cabo el servicio comunitario y pagar una multa. Malawi, Etiopía y Pakistán aparentemente no imponen límites legales, mientras que la India encarcela infractores por primera vez durante un máximo de seis meses. Australia lleva a cabo una política de tolerancia cero para los conductores sin experiencia en la mayoría de su territorio y un límite a nivel nacional de 50 mg para los conductores de más edad. En Kuwait e Irán, el consumo de alcohol está prohibido para todos, independientemente de si se está conduciendo o no.

Una evaluación de las políticas de control de alcohol europeas (ACPs) realizada por el Instituto Nacional para la Salud y Atención de Excelencia (NICE) ha obtenido resultados algo diferentes. En la investigación se tomaron en consideración factores tales como la disponibilidad física del alcohol, el contexto de beber, los precios del alcohol, la publicidad del alcohol y de la condición y el tipo de vehículos. Se llegó a la conclusión de que los ACPs más severos son en Noruega, Suecia y Finlandia, y los menos rigurosos en Austria, Bulgaria, Chipre, República Checa, Alemania, Grecia, Italia, Luxemburgo, Malta, Portugal, Rumania, Eslovaquia, Eslovenia y España.

El 9 de diciembre, el diario Metro informó de que “Uno de cada cinco conductores ha conducido la mañana siguiente de una noche de beber en exceso, incluso cuando creían que estaban por encima del límite”. El sitio web Seguridad Vial Reino Unido hace hincapié en que “se puede tardar hasta doce horas en estar seguro de conducir después de beber una botella de vino o cuatro pintas de cerveza continental”.

En una encuesta a 1.688 conductores realizada por la compañía de seguros de automóviles LV y publicada en la BBC Noticias UK, el 37% dijo que conducir la mañana siguiente era “inevitable”, el 26% que sólo iban a una corta distancia, el 7% pensó que era aceptable conducir si no lo hacían en una autopista, y el 13% consideró que, como estaban ligeramente por encima del límite, en realidad no importaba. La posición de morning-after.org.uk sobre esta cuestión es inequívoca: “Si usted ha tenido una gran noche de farra y hay la más mínima posibilidad de que todavía pueda estar por encima del límite, olvídese de conducir a la mañana siguiente”.

Redacción: Colin Gordon

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio