España no reclamará Gibraltar en las negociaciones del Brexit

0

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, afirmó ayer en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso, que España no reclamará la soberanía de Gibraltar. El ministro aclara que la reununcia de Gibraltar se basa en la falta de procedencia del momento actual. “La reivindicación histórica de Gibraltar a España sigue estando ahí pero el marco del Brexit no es el contexto idóneo para tratar la cuestión”, subraya el ministro.

El 10 de septiembre se celebró el Día de Gibraltar. La Primera Ministra, Theresa May, recalcó la importancia histórica de Gibraltar en la trayectoria de Reino Unido.


Al comienzo de las negociaciones del Brexit el gobierno de Mariano Rajoy abogó por solicitar la soberanía compartida. Sin embargo, el nuevo gobierno, tras la negativa de esta solicitud, ha decidido no abordar la cuestión.  Sumar otra dificultad a la salida de Reino Unido de la Unión Europea no haría más que agravar el problema y obstaculizar, más aún el proceso, ha asegurado el ministro.

Desde el Ministerio aclaran que las negociaciones sobre Gibraltar no están entre las prioridades del ejecutivo. Borell ha dicho que le preocupa “mucho más las condiciones socioeconómicas del Campo de Gibraltar que la cuestión de la soberanía”. Campo de Gibraltar atraviesa una situación bastante problemática. El tráfico de drogas es el problema más acuciante. Las últimas noticias desvelan que los narcotraficantes de este área también se dedican al tráfico de personas. El contrabando y la inestabilidad social marcan la realidad del territorio.

La situación de Gibraltar después del Brexit

España y Reino Unido tendrán que negociar la situación en la que se queda la frontera entre ambos países cuando la salida se haga efectiva. La frontera de Gibraltar no es igual que la de Irlanda. Gibraltar no es un país y por tanto no puede pertenecer, separadamente a la Unión Europea. Es una colonia, y tiene que llevar una negociación aparte. El acuerdo sobre el Ulster no incluye al Peñón. Por ello, Reino Unido y España tendrán que sentarse a negociar cuál es la situación de la roca y cómo queda la frontera.

Permeabilidad de la frontera, cambio de divisa propio y régimen fiscal especial son algunas de las posibilidades que se barajan. Aunque el Consejo Europeo otorgó un derecho de veto a España sobre la cuestión de Gibraltar la cuestión requiere  un ejercicio diplomático por parte de ambos países.

 

 

Sobre el autor

Abogada de profesión, periodista de vocación.

Deja tu comentario