Miles de londinenses inician una huelga y se niegan a pagar el alquiler

0

Más de 2.000 inquilinos londinenses afectados por la crisis del coronavirus se niegan a pagar el alquiler como parte de un creciente movimiento de huelga de alquileres. 

La campaña “No puede pagar? No pague!”, organizada por la Unión de Inquilinos de Londres (LRU), ha surgido después de que cientos de estudiantes británicos dejaran de pagar sus alquileres debido a la crisis. La LRU asegura que 2.500 personas se han comprometido a usar parte del dinero del alquiler para cubrir otras necesidades como recibos o alimentos.

Esta huelga de alquileres empezó después que un grupo de expertos de la New Economics Foundation recomendara una suspensión de la renta privada durante tres meses a partir de mayo. Los expertos aseguran que esto ayudaría alrededor de 1.2 millones de inquilinos que están en riesgo de perder sus trabajos durante esta pandemia.

Varios activistas creen que la campaña está recibiendo un gran apoyo por parte de la población británica ya que una encuesta realizada por YouGov ha encontrado que el 45 por ciento de las personas encuestadas creen que otras necesidades esenciales deberían ser más prioritarias que el pago del alquiler.

Encuestados de Londres consideran que no se debería pagar el alquiler

Asimismo, más del 20 por ciento de los encuestados piensa que las personas que están “luchando para llegar a fin de mes” no deberían tener que pagar el alquiler durante la pandemia.

Zara de 40 años y quién es una de las organizadoras de la Unión de Inquilinos de Londres ha comentado que por culpa del confinamiento ella ha perdido la mitad de su salario normal. Además, debido a que ella no califica como beneficiaria de las ayudas que ofrece el Gobierno, se le ha hecho imposible poder pagar el alquiler.

Zara ha dicho: “Nuestro arrendador ha querido echarnos de casa, y ahora él está tratando que nos declaren en bancarrota. Yo no quiero que mis hijos estén preocupados de que van a perder su hogar.” Además, ella está convencida de que el Gobierno está actualmente “priorizando las ganancias de los propietarios sobre la supervivencia de los inquilinos.”

En marzo, el Gobierno británico había anunciado una suspensión de los desahucios durante 3 meses para proteger a los inquilinos quienes han perdido ingresos por el coronavirus. Los propietarios por su parte también pueden solicitar una moratoria por 3 meses del pago hipotecario si sus inquilinos están bajo presión financiera.

Activistas creen que el Gobierno no está ayudando suficientemente a los inquilinos británicos

Sin embargo, quienes realizan esta campaña aseguran que esto no es suficiente y advierten que una vez que la suspensión de los desahucios se termine el 25 de junio, miles de inquilinos británicos podrían perder sus hogares.

Por otra parte, un portavoz del ministerio de Vivienda dijo que gracias al gobierno se habían implementado medidas sin precedentes para apoyar a los inquilinos que enfrentan dificultades financieras debido al coronavirus.

“Está en vigor una ley de emergencia, la cuál prohíbe a los propietarios desahuciar a sus inquilinos durante 3 meses, ley que seguiremos revisando”, dijo este portavoz. “Además, estamos considerando cuidadosamente los próximos pasos en cómo ayudar de la mejor manera posible tanto a inquilinos como propietarios.”

Sin embargo para Charlotte, una autónoma de 29 años y miembro de la LRU asegura que el Gobierno está ignorando la lucha que muchos inquilinos están enfrentando por el Covid-19. Durante estos 3 meses ella ha estado reteniendo el pago de su alquiler ya que ha perdido el 80 por ciento de sus ingresos. Para ella, es bastante difícil pagar el alquiler ya que incluso no es beneficiaria de la ayuda del gobierno que prometió dar a los trabajadores autónomos del país.

“Mi arrendador se niega a aceptar que no tenemos ahorros para poder pagar el alquiler. Mi arrendador dice que intenta ser compasivo con mi situación pero ya me sugirió que haga un préstamo para pagar el alquiler”, comentó Charlotte.

Sobre el autor

Graduado como periodista bilingüe en la universidad Roehampton, Reino Unido.

Deja tu comentario