Portada | Actualidad | Fernando Trueba, director español: ‘Un artista debe siempre enamorarse de su modelo’

Fernando Trueba, director español: ‘Un artista debe siempre enamorarse de su modelo’

En un momento convulso para la cultura en general y para el cine en particular, el oscarizado Fernando Trueba se ha pasado por Londres para contar a El Ibérico los detalles de su última película. El artista y la modelo, que se estrenará en las salas de cine británicas el próximo 13 de septiembre de la mano de Axiom Films, supone una ruptura con el cine convencional de este autor, quien considera un lujo haber podido rodarla. En francés, en blanco y negro y sin banda sonora, llega a la gran pantalla la historia de un escultor y su musa, toda una declaración de independencia de un autor más que consagrado.

Se han dicho muchas cosas sobre El artista y la modelo… que es su película más personal y más madura, que es cine de autor, que se desliga de los patrones del cine actual… ¿Cómo calificaría esta película dentro de su obra?
Quizás es la película que he hecho más viejo, de momento. Quizás sea la más madura y es más reflexiva. Sin embargo yo no creo que el cine sea para reflexionar. El cine más bien lo que hace es contar historias y transmitir sentimientos. Un documentalista inglés de los cuarenta, Humphrey Jennings, ya dijo que el cine era lo que transmitía el legado de los sentimientos de un pueblo. Esto es cierto, y por eso es tan necesario.

Es evidente que esta película está fuera de los patrones del cine comercial. ¿Qué riesgos tiene hacer un cine distinto?
¿Qué coño es comercial? Mi película la ha visto mucha gente en muchos países. El asunto es que no sirve de nada que una película sea muy vista si luego es una taradez. Hay películas de superhéroes que es irrelevante que la hayan visto millones de personas a que se haya quemado en el laboratorio. Lo importante es que una película transmita algo. Lo que uno tiene que hacer es contar buenas historias. La palabra «comercial» es un concepto superrelativo y gilipollas, inventado por el capitalismo subnormal.

La película reivindica la lentitud, se pretende que el espectador mire y observe, estamos acostumbrados a demasiados impactos visuales y muy rápidos.
Reivindica la lentitud porque el placer está en la lentitud. El placer no se concibe en algo rápido salvo eso que se llama un quickly. Cuando uno está con su ser amado lo que quiere es besarlo, acariciarlo, disfrutar durante horas y que no se acabe. La lentitud es disfrutar de la vida, de la comida, de la amistad. Nos han metido en un mundo que es una especie de tripi del que yo me niego a participar. El ritmo me lo marco yo, yo elijo a mi contrabajista y a mi batería.

¿Hay cabida para un cine así en nuestro país, más allá de los cuatro directores que se lo puedan permitir por tener un nombre y ser quiénes son?
Yo creo que todo el mundo se lo puede permitir. Una de las lecciones más grandes me la ha dado mi hijo, que ha rodado una película con presupuesto cero. La libertad es un lujo y está al alcance de todos, pero hay que tener el valor y el riesgo para ejercitarla. Es más fácil que te contrate Telecinco y hagas una comedia gilipollas.

Fotograma de ‘El artista y la modelo’.La trama gira en torno a un artista que busca a lo largo de toda su vida la belleza a través del cuerpo femenino… ¿Tiene usted también alguna musa que le inspire a hacer buen cine?
No diría que tengo una musa, pero siempre las actrices con las que trabajas te inspiran. La manera de rodar una actriz es enamorado de ella. Decían que Hitchcock rodaba muy bien a las actrices porque no tenía acceso a ellas más que a través de la cámara. Entonces, de alguna forma las poseía al filmarlas. Había una sensualidad tremenda en sus películas. Un artista siempre debe «enamorarse» de su modelo para trasmitir a la gente esa pasión. ¿Quién no ha ido al cine y se ha enamorado? Eso es algo muy bonito que tiene este arte y que no se debe olvidar nunca.

¿Puede que sea eso lo que ha pasado con Aída Folch? Hay una relación especial, ha sido su apuesta desde un primer momento y parece que ella le admira hasta el punto de considerarle un Dios.
Aída es un ser humano y una actriz muy especial. Es muy bonito rodar con ella. Tiene algo salvaje. Es muy generosa y muy arriesgada. Esta película no podría haberla hecho cualquiera como actriz.

Penélope Cruz, Jorge Sanz… Parece tener buen ojo para los actores jóvenes emergentes, siempre termina dándoles el empujón para llegar a lo más alto.
He trabajado mucho con jóvenes pero también con viejos. Los jóvenes y los viejos son los más interesantes. Los jóvenes están empezando a vivir, son hojas en blanco y están llenos de vida. Los viejos ya han vivido, ya no tienen nada que demostrar y pueden transmitir cosas. Los del medio están demasiado ocupados trabajando para pagar el alquiler, entonces son un coñazo. Sus vidas suelen ser una mierda, están ocupados trabajando en galeras como esclavos. El único interés de la vida de un esclavo es si se rebela, como Espartaco. Ojalá todo el mundo se rebelase, pero la gente se resigna.

Puede que a este ritmo los jóvenes no vayan a tener ni galera en la que remar…
Sí, porque cambiarán, buscarán ideas nuevas. Espero que le den una vuelta a esta puta mierda de sociedad terminal que hay ahora mismo. El capitalismo está acabado. O se recicla o no sobrevive.

Volviendo al cine. ¿Cómo encaja uno los premios? ¿Cambia algo con el paso de los años o sigue siendo ilusionante?
Los premios son algo muy raro. Aunque digamos que no los buscamos siempre vienen bien para promocionarse y a la vez se da uno cuenta de que ningún premio es merecido. Siempre habrá una persona que se lo merecía más. Si se pueden exprimir para seguir rodando películas mejor. Lo malo es la vanidad que generan. No hay que creerse los premios en absoluto. A mí los que más ilusión me hacen son los menos conocidos o los que me han dado por algo que no es mi trabajo, como mis ocho Grammys. Esto me encanta porque la música es mi hobby. Para mi producir un disco es como irme de juerga.

¿Cree que los premios que ha recibido se los han llevado sus mejores películas?
Unos sí y otros no. Ha habido películas mías que me parecen de las mejores y no han tenido ningún premio y encima han tenido malas críticas. Por ejemplo, El Baile de la Victoria es una de mis mejores obras y sin embargo le pusieron muy mala crítica. No siempre te puedes creer lo que diga la gente de ti.

El artista y la modelo estuvo entre las tres preseleccionadas para los Oscar y al final no hubo suerte, y quizás los Goya tampoco fueron demasiado justos con su película. ¿Esperaba más?
Yo estoy muy feliz con mi película. No tengo nada que lamentar. Considero un éxito haberla podido hacer en esta época como yo quería, sin concesiones: en blanco y negro y con los actores que yo escogí. Ha sido un sacrificio y he tenido que renunciar a cosas para hacerla así. Poderte permitir eso es un lujo, a veces hay que tragar. No sé si mañana podré volver a hacerlo o quizás tendré que rodar alguna gilipollez que me encarguen. Uno es privilegiado pero no siempre.

Para un amante de la música ¿Es duro rodar sin banda sonora?
No. Yo creo que un buen amante de la música es el que ama el silencio. En esta película la música era los ruidos de la naturaleza, las voces de los actores, los silencios. En esta película es muy importante el silencio y las miradas. Una cosa muy bonita es esa especie de complicidad e intimidad en la que no hay por qué estar hablando a pesar de estar haciendo un trabajo junto a otra persona. Siempre digo que la pareja ideal o el amigo ideal es aquel con el que se puede estar en silencio sin necesidad de romperlo.

¿Qué tiene el francés de artístico que ha sido el idioma que ha elegido para la película?
Era el idioma lógico para esta historia. Además, Francia inventó la protección a la cultura, que siempre ha estado a la intemperie. Históricamente a los cantantes flamencos les llevaban al calabozo y al actor siempre se le ha considerado una puta. Francia supo que la cultura era un tesoro y a día de hoy siguen siendo los únicos que lo protegen de verdad. En otros países también hay iniciativas pero, en general, se tiende a valorar la cultura muerta, la del artista fallecido. Van Gogh gusta mucho a condición de estar muerto y que sus obras sirvan para grandes subastas y para la especulación financiera, pero Van Gogh vivo pintando no le interesaba a nadie. Esa es la relación del artista con la sociedad.

Y, en España, ¿Qué es lo que ha ocurrido?
En España lo que ha habido siempre es un enorme desprecio e incluso agresividad contra la cultura. Aquí la palabra intelectual es un insulto. Vivimos en unos días en que hay un ataque sistemático y frontal a todos los valores democráticos: cultura, educación y sanidad pública contra lo que están haciendo una demolición sistemático. Se llaman conservadores pero no conservan nada, solo destruyen. Son los mayores enemigos de nuestro país que nunca hayan existido quienes están ahora en el Gobierno. Son los antipatriotas por excelencia. Son la gente que odia España y lo único que quiere es destruirla, a España y a su cultura. Hay que hablar en su terminología. ¿Hablamos de patriotismo? Vosotros sois lo contrario.

¿Por qué el cine sufre tanto ante los recortes?
Aquí entra ya una cuestión de paranoia, un problema médico digno de análisis. El cine es igual que cualquier otro oficio: hay gente apolítica, de izquierdas, de centro y de derechas. Sin embargo, desde que el cine se posicionó contra la Guerra de Irak hay un odio de la gente de la derecha de nuestro país, que siente que la gente del cine no está con ellos. Nos identifican como el enemigo.

En su opinión, ¿Cuál es la solución a toda esta situación de crisis?
La única alternativa, de momento, es generacional. Es que a toda esta generación sea cambiada por gente nueva con otros valores. Quienes están ahora al poder pertenecen a mi generación, que ya ha fracasado. Ha demostrado que es incapaz de hacer nada. Deben dar paso a la siguiente y dedicarse a sus negocios, que eso se les da muy bien. Que dejen el sitio a una generación nueva que tenga interés en hacer algo.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio