Portada | Cultura y Ocio | Gastronomía | Ferran Adriá presenta en Londres su primera biografía

Ferran Adriá presenta en Londres su primera biografía

El cocinero español, considerado el mejor del mundo, compartió con un público entregado su pasión por la vanguardia y la gastronomía
El pasado domingo 24 de octubre, en la Royal Geographical Society, Ferrán Adría presentó su primera biografía autorizada: «Reinventing food: Ferrán Adriá, the man who changed the way we eat». Colman Andrews, escritor de la obra y reputado periodista gastronómico lo acompañó en una tarde con sabor mediterráneo, donde los asistentes disfrutaron de una entretenida charla. Ferrán mostró su lado más cercano, a pesar de ser considerado uno de los mejores cocineros de la historia.

Con puntualidad británica y acento español, Adriá apareció en el salón de actos acompañado por su traductora, pues Ferrán no habla inglés. «Me propuse estudiarlo a fondo hace unos años, pero nada, parece que no es lo mío», afirmó. Un hecho que provocó los aplausos del público, entre los que se encontraban algunos españoles.

Tras las presentaciones oficiales y la intervención de la presidenta de Phaidon, editorial del libro y organizadora del evento, se dio paso a la proyección de un documental sobre El Bulli, el restaurante de Ferrán que ha revolucionado la manera de concebir la gastronomía. Galardonado durante cuatro años consecutivos como el mejor restaurante del mundo y distinguido con tres estrellas de la Guía Michelín, El Bulli representa la vanguardia de la cocina mundial, no sólo por sus platos, sino por el concepto de restaurante que Adriá crea en su templo de Cala Montjoi, en Gerona.

«Comer en el Bulli es dejarte llevar por las sensaciones» afirmó Colman Andrews, «una experiencia única que cambió por completo mi concepción de la gastronomía». Entre sus peculiaridades, la inexistencia de una carta, (los asistentes no saben lo que van a comer), su periodo de apertura de sólo seis meses y sus más de treinta platos a degustar en cada comida, donde se mezclan innovación, ciencia y creatividad: germinado de pino, ravioli de parmesano al aroma de trufa blanca o canelón de ceps en su jugo son algunos ejemplos.

Cocinero por casualidad

Tras la película llegó el coloquio, donde Ferrán Adriá y Colman Andrews repasaron los momentos más importantes en la vida del cocinero catalán. Una historia que comenzó en los años 80, cuando Ferrán Adriá empezó a trabajar como friegaplatos en Ibiza, por casualidad, y sin ningún tipo de interés por la cocina. Poco a poco, el chef del restaurante le comenzó a encargar algunos platos y con el tiempo pasó a formar parte del equipo de cocineros. Acabada su estancia en la isla, realizó prácticas en un par de hoteles y restaurantes, lo que le aportó los conocimientos necesarios para poder dedicarse a la cocina de manera profesional.

Dos años más tarde, Ferrán fue llamado al servicio militar. Lo que parecía una traba en la carrera de Ferrán se convertiría en un verdadero impulso como cocinero, pues Adriá acabaría formando parte del equipo de cocina del Capitán General. Un momento que cambiaría la vida del español para siempre: un compañero le recomendó que iniciara un periodo de prácticas en El Bulli, el restaurante que le convertiría en el número uno de la cocina mundial. «Nunca me planteé ser cocinero, fue un proceso lento de maduración que acabó llevándome por este camino» afirmó Ferrán. En el año 1984 ya era jefe de cocina, y 20 años más tarde, la revista Time lo incluiría en la lista de las cien personas más influyentes del mundo.

La revolución Adriá

Tras el repaso de la biografía de Ferrán Adriá, los asistentes iniciaron un turno de preguntas. Ferrán, «¿cuál es tu objetivo en la cocina?» preguntó la primera de las participantes.»Mi objetivo es sorprender, romper con todo lo conocido anteriormente y adelantarme a las nuevas tendencias Dar un paso al futuro y mostrar que no sólo existe una manera de comer» afirmó el cocinero catalán.

Y es que Ferrán Adriá ha roto con toda una manera de pensar y de actuar frente a la comida. Su mayor aportación a la gastronomía se fundamenta en el concepto de innovación, de búsqueda de la creatividad en el plato, de sorpresa. Una explosión de sensaciones mediante distintas técnicas rompedoras, tales como la deconstrucción, las espumas o la esferificación, donde Ferrán une la ciencia con la gastronomía para crear sabores y texturas desconocidos hasta el momento. Sorbetes salados o gelatinas calientes son algunas de las creaciones más comunes de su equipo, quien durante los meses que El Bulli permanece cerrado investiga en el taller que Ferrán posee en el centro de Barcelona. Una especie de laboratorio gastronómico donde dedican cuerpo y alma a la búsqueda de nuevas formas de expresión culinaria.

Criticado por la utilización de elementos químicos en sus comidas, tales como el nitrógeno líquido, muchos lo conocen como el alquimista o el cocinero científico, pero nada más allá que un revolucionario que a través de juego de sabores y texturas crea sensaciones nunca antes experimentadas en el mundo de la cocina.»No soy un científico y mis comidas no son artificiales», afirmó Adriá tras la última de las preguntas del público. «Quienes más me critican son aquéllos que nunca han comido en El Bulli».

Una tarde de domingo protagonizada por la gastronomía española en la que el público se mostró entusiasmado con la cara más amable de Ferrán Adriá, quien tras el evento abrió una rueda de firmas de su biografía.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio