Celebrando Halloween en Reino Unido: tradiciones, pócimas y otras leyendas

0

Queda muy poco para que tenga lugar una de las noches más terroríficas del año: Halloween. Conocida como la noche de brujas o muertos, sus orígenes quedan muy lejos de lo que la fiesta es hoy en día. En Reino Unido, la noche más creepy del año es también una de las que mejor se celebran. Una de las tradiciones más arraigadas es, sin duda, la de preparar la calabaza. Pero hay muchas más. Y es que esta fiesta tiene mucha historia y tradiciones. De El Ibérico, te explicamos cómo celebran nuestros amigos británicos la noche de los muertos vivientes.

Origen de Halloween

El 31 de octubre comenzó a celebrarse hace más de tres mil años. Y sus raíces son fundamentalmente celtas.  Irlanda, Gales, Escocia, norte de Francia, incluso algunas zonas del norte de España celebraban la festividad llamada Samhain. Se trataba de un festival que ocurría entre finales de octubre y principios de noviembre, un rito en el que se celebraba el final de la temporada de las cosechas y el comienzo del invierno. Además, los chamánes celtas creían que los límites entre el mundo de los vivos y el mundo de los muertos desaparecían ese día, e incluso, que los fantasmas de los muertos venían del otro mundo a llevarse consigo a los vivos.

Por ello surgió la idea de disfrazarse para pasar desapercibido entre los muertos, incluso dejar dulces en las puertas de la casa para que los muertos no entrasen. Sin olvidar las antorchas hechas con nabos para ahuyentar a esas almas en pena. Con la llegada al cristianismo, esta tradición no desapareció, pero en cambio se le añadieron otras fechas. El día 1 de noviembre sería el Día de Todos los Santos, mientras que el día 2, pasaría a ser el Día de los Difuntos. La palabra “Halloween” es una contracción de la expresión inglesa “All Hallow’s Eve”. Este día junto a “Day of All Saints”, and “Day of All Souls”, se conoce en la cultura irlandesa como ‘Hallowmas’.

Halloween, una americanada

En el S.XVIII, cuando los irlandeses empezaron a llegar a América, estos llevaron sus costumbres, tradiciones, folclore… y Halloween. Pero la fiesta evolucionó, y perdió su significado cristiano, mezclándose con otras tradiciones indias como contar historias de miedo, como la de Jack O’Lantern. Jack era un tacaño granjero que consiguió engañar hasta el mismísimo diablo para no tener que ir al infierno. No se le permitió entrar al cielo, por lo que su alma vaga con la única compañía de un farol. Lo que nunca ha cambiado a pesar de los años y  las culturas, es que este día es una puerta abierta entre el mundo de los vivos y de los muertos. Hoy en día, Halloween, es una de las fiestas más importantes de todo Estados Unidos, celebrándose por todo el país.

Jack O’Lantern

No solo es el protagonista de una historia. También es así como se las conoce popularmente a la calabazas. En un principio, cuando los Irlandeses no habían llegado a tierras americanas, los faroles para ahuyentar a los espíritus se hacían con nabos. Pero al llegar a América, abundaban mucho más la calabazas. Por eso, decidieron fabricar sus faroles con ellas, que además eran más fáciles de tallar.

Halloween en Reino Unido

Hoy en día en Reino Unido las calabazas también son protagonistas de esta noche. Decoran las casas a la espera de que los niños toquen en timbre en busca de sus ansiados dulces. Posiblemente, el origen de ir puerta por puerta reclamando el “truco o trato”, sea de cuando los niños iban puerta por puerta pidiendo “Soul Cake”.  Aunque más que un pastel, es una galleta o torta de forma redonda con una cruz marcada en la parte superior. Y es que durante este día la comida juega un papel importante, al igual que en España. En Halloween se comen platos para recordar a pócimas y hechizos, que antiguamente se hacían. Entre ellos, el elixir de la bruja, que es más que nada, zumo de arandanos, zanahorias, uva y naranja. Esqueletos de galleta y bizcocho o pan de calabaza también son los dulces predilectos.

También existe una tradición milenaria que realizan las jóvenes. La tradición consiste en pelar una manzana frente a un espejo que debe estar iluminado por un candelabro. Si las chicas consiguen sacar la cáscara completa de la fruta en una tira completa podrán ver la imagen de su futuro marido en el espejo.

 

 

Sobre el autor

Mis pasiones comunicar y viajar. Adicta a la información, el aguacate y el chai latte. Cinéfila y seriéfila. No sobreviviría un verano sin helado de vainilla. Amante de la montaña y la playa a partes iguales. No soporto el viento sur, la gente pesimista ni el desorden.

Deja tu comentario