House of Fraser cierra su tienda en Oxford Street

0

La cadena House of Fraser, planea cerrar 31 de sus 59 tiendas que tiene repartidas por Reino Unido e Irlanda, entre ellas la situada en Oxford Street.

Como consecuencias de sus problemas económicos, a principios del pasado mes de mayo, los grandes almacenes, anunciaron la venta de un 51% de sus acciones. La venta se hizo a Shanghai por Nanjing Xinjiekou Department Store Co, la empresa china propietaria de la popular tienda de juguetes Hamleys.

Hasta 6000 empleados pueden ir a la calle

Después de un mes de reuniones, la empresa ha confirmado que para poder seguir adelante, necesita una reestructuración. Como consecuencia, para continuar con la supervivencia de esta empresa, cerrará 31 de sus 59 tiendas. Esto podrá afectar hasta 6000 empleados.  De ellos, 2.000 empleados de House of Fraser y otros 4.000 de marcas y concesiones. Para tranquilizar a sus empleados, la empresa ha afirma “estar totalmente comprometida en apoyar a aquellos personalmente afectados por las propuestas”.

Unos grandes almacenes con un largo recorrido

La historia de HoF, como también se les conoce a los grandes almacenes, nació en el año 1849 en Glasgow. Los fundadores de una de las tiendas de referente en Reino Unido fueron Hugh Fraser y James Arthur.  Casi un siglo después, en 1941, la pequeña tienda había adquirido un gran número de negocios en Escocia. Desde ese momento se empezó a conocer como lo conocemos hoy en día, House of Fraser. Según han ido pasando los años los grandes almacenes siempre han ido evolucionando y adaptándose a los nuevos tiempos. Creando nuevas líneas y marcas para seguir las tendencias, y cubrir las necesidades del sus clientes. Hoy en día no han podido mantener esa línea. Por ello, el instinto de supervivencia les ha llevado a tomar estas medidas. Aunque el cierre no es inminente y las tiendas permanecerán abiertas hasta principios del próximo año.

 

Sobre el autor

Mis pasiones comunicar y viajar. Adicta a la información, el aguacate y el chai latte. Cinéfila y seriéfila. No sobreviviría un verano sin helado de vainilla. Amante de la montaña y la playa a partes iguales. No soporto el viento sur, la gente pesimista ni el desorden.

Deja tu comentario