Portada | Cultura y Ocio | Deportes | Humillación por sorpresa

Humillación por sorpresa

Ni la presencia de Neymar y Thiago Silva habrían podido evitar la debacle. Una semifinal con dos equipos como los de ayer no invitaba a pensar un resultado como el que finalmente se dio. Desde el principio del encuentro se vieron dos comportamientos completamente diferentes, Alemania salió a por todas y Brasil no se encontraba cómoda. Estaba nerviosa y desubicada.

Martin Klose

Ayer por la noche el equipo de Löw dio una lección de fútbol a la pentacampeona de los Mundiales. Los alemanes, jugando con táctica y agilidad, terminaron mareando a los anfitriones que no conseguían crear ni una sola ocasión de peligro. El huracán de goles comenzó en el minuto 10 con el tanto de Müller, a partir de ese momento, el partido se puso muy cuesta arriba para la selección «Canarinha» porque 18 minutos más tarde el resultado sería de 0-5 a favor de los alemanes. Un resultado que llegó al descanso y que tan sólo sería el comienzo de la humillación. En el minuto 23, Klose metió su gol número 16 en la historia de los Mundiales superando la marca de Ronaldo, el maximo goleador hasta el momento. Poco tiempo más tarde aparecería Kroos para meter el tercero y el cuarto dejando a los de Scolari cada vez más descompuestos y sin posibilidades de remontar. En el minuto 28, Khedira se sumaría a la fiesta alemana al meter el quinto gol un poco antes del descanso.

Hicieron falta menos de 45 minutos para que las caretas de Neymar, canciones, mensajes de apoyo o el gesto de David Luiz y Julio César con la camiseta del 10 brasileño, pasasen al olvido. Ahora todo era negro para los brasileños, una pesadilla a la que le quedaban 45 minutos más para terminar.

En la segunda parte, Brasil salió con más actitud durante los minutos iniciales y Neuer actuó a la perfección al detener disparos de Óscar y Paulinho. Schürrle acabó confirmando el desastre, pues llegaron dos nuevos tantos que simplemente abultarían un poco más el resultado. Pudo llegar un octavo, pero Özil no estuvo fino en la definición y, de paso, creó un contragolpe en el que llegó el único gol de Brasil durante la noche, obra de Óscar cuando el reloj señalaba los 90 minutos reglamentarios.

Esta tarde se juega la segunda semifinal en la que se enfrentan la Argentina de Messi y la Holanda de Robben. Ambas selecciones han sido muy fuertes durante el campeonato ya que ninguna de ellas ha perdido un partido, los dos líderes de las selecciones han tenido un papel muy determinante en cada una de sus victorias. Los holandeses se encuentran en uno de los mejores momentos de su historia, además el pasado mundial llegaron a la final y tienen hambre de victoria. Por otro lado, los argentinos cuentan con dos Mundiales y, aunque su fútbol no está siendo el mejor en este campeonato, tienen la expriencia suficiente para ganar sin jugar demasiado. Lo que está claro es que nadie espera un resultado como el de ayer, ya que para todos fue una sorpresa.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio