Portada | Actualidad | ¿Invasión anglosajona?

El inglés está omnipresente en la sociedad española, no solamente en nuestra vida personal sino en los medios de comunicación, la tecnología, la informática, la economía y hasta en el ocio. A pesar de que la RAE (Real Academia Española) tiene como misión principal velar por los cambios de la lengua española en su constante adaptación a las necesidades de sus hablantes, se ha visto obligada a aceptar una larga lista de anglicismos.

Sin ir más lejos, en los medios de comunicación, sobre todo en la sección de deportes, vemos muchos préstamos lingüísticos deportivos. Entre ellos, podemos destacar fútbol (football), córner (corner) y gol (goal). En teoría podríamos decir, balompié, saque de esquina y entrada de balón en la portería respectivamente, pero la cuestión es que no se utilizan en la realidad y es eso lo que estamos analizando aquí, la realidad de nuestra lengua.

Lo mismo ocurre con los calcos semánticos dentro de la informática, cuando se podría intentar traducir los términos perfectamente o usar palabras que ya existan en nuestra lengua. Por ejemplo: de hard copy se dice a veces copia dura y se podría decir perfectamente copia impresa; se traduce port por puerto en vez de vía de entrada; se dice a veces remover por el verbo inglés remove, que en realidad significa eliminar . La realidad es que estos términos se utilizan a diario y además, tanto software como harware ya están aceptados por la RAE.

Y llegamos a la globalización, la cual influye enormemente en la información económica con un gran número de anglicismos debido a que la lengua inglesa domina la economía. Entre los préstamos lingüísticos podemos destacar desinversión (del inglés disinvestment) y no olvidemos nombrar términos como cash, flow, holding o stock que se mantienen en inglés dentro de la jerga de la economía.

Personalmente debo decir que, por mi trabajo, tanto de profesora como de traductora, consulto la RAE a diario y respeto enormemente el trabajo realizado por todas las personas que están involucradas en la labor de mantener viva nuestra maravillosa lengua. Sin embargo, a veces, creo que hemos ido más allá de lo que hubiera jamás imaginado, y eso que tengo toneladas de imaginación.

Tal y como he mencionado anteriormente, los medios de comunicación y sobre todo internet tienen cada vez más influencia de la lengua inglesa y eso ha hecho que sin darnos cuenta o siendo conscientes de ello, utilicemos un gran número de palabras que originariamente no estaban en nuestra lista, por decirlo de algún modo.

Cuando yo era pequeña, y tampoco hablo de hace tantos años, leía tebeos en vez de comics, mi madre guardaba los restos que habían sobrado de la comida en fiambreras y no en tupperwares y en el cole hacíamos simplemente gimnasia y no aerobics, pilates o yoga. Cuando era adolescente escuchaba música con las cintas, ahora parece ser que utilizan algo llamado ipod. Cuando iba a los conciertos de los Hombres G comprábamos entradas, ahora se compran tickets. En mi etapa de madurez y dentro del mundo laboral, teníamos reuniones y no meetings, y desde luego, nos reuníamos para poner ideas en común y no brainstormings.

Cuando me paro a pensar en todo esto, realmente me pregunto si nuestra lengua no es lo suficientemente «rica y moderna» como para tener que pedir tantos préstamos a otras lenguas, concretamente a la inglesa. ¿Realmente alguien cree que por utilizar palabras en inglés es uno más moderno? ¡Protejamos nuestra lengua, nos están invadiendo!

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio