Portada | Actualidad | ¿Irresponsables?

¿Irresponsables?

No lejos del centro de un pueblo mediterráneo, en la carretera que tiene el buen gusto de sortearlo, hay una de las muchas rotondas que surgieron en España, como hongos, para solucionar el problema de los atascos de tráfico. Algunas ostentan un ‘bodrio’ en el centro, arte, le llaman… Esta tiene algo especial: un peraltado muy adecuado para el vuelque de un camionero despistado. Es creíble que el ingeniero que la diseñó no tenía intenciones de perjudicar a nadie, pero… ¿Se piden y admiten responsabilidades sobre este tipo de problemas?

Tal vez la pregunta menos contestada en las sociedades que nos ha tocado disfrutar es: «quien es el responsable de lo que ha pasado, pasa o pasó»… Las estadísticas que nos proporcionan las diferentes administraciones admiten muy pocas culpabilidades, lo que nos hace perderles el respeto. Los japoneses que incumplen sus deberes pueden acaban sus días en un sacrificio supremo que los occidentales no queremos comprender, ni ganas. Stalin era conocido por perseguir los mismos objetivos aunque sin el menor sentido del humor.

Hemos de ir, tal vez poco a poco, recuperando la exigencia de compromiso, admitiendo nuestros deberes, sin privilegios propios del pasado. La irresponsabilidad es un problema gravísimo. Hemos de evitar que los responsables se vayan «de rositas», después de desastres rotundos, catástrofes variadas, quiebras camufladas, desfalcos notables, cohechos sobresalientes, etc.

Los funcionarios no dejan de recibir sus salarios aún en los peores momentos, los arquitectos no rebajan sus tarifas si sus pisos no se venden o el precio del ‘mercado’ baja, los sueldos de los educadores no se reducen en función de su posible ineficacia… El número de muertos no influye en las retribuciones de un hospital… Los ingresos de muchas actividades parecen no estar relacionadas con su rentabilidad…

¿Son realmente responsables? ¿Están sus deberes a la venta o en alquiler?¿Quién los puso en sus puestos?

Hemos de valorar más la responsabilidad, procurando no morir en el intento.

Alfonso Posada
Prof. de bachillerato. retirado
Alfons.inn@gmail.com

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio