Investigadores británicos estudiarán los vínculos de Stonehenge con la luna 

stonehenge
Imagen: Depositphotos.com.

Stonehenge es ampliamente amado por muchos británicos y visitantes de todo el mundo, especialmente durante los solsticios de verano e invierno, cuando la salida y puesta de sol presenciada desde el monumento evoca alegría, fascinación y devoción religiosa. 

Esa es una de las razones por la cual se ha puesto en marcha un proyecto para profundizar en los vínculos que pueden existir entre el monumento megalítico y un evento lunar poco común. Cuenta The Guardian, que en enero de 2025 se producirá un “lunasticio” que tiene lugar una vez cada 18,6 años, cuando la salida y la puesta de la luna alcanzan sus puntos más alejados en el horizonte. 

De acuerdo al medio, esto dará a arqueólogos, astrónomos y arqueoastrónomos una oportunidad única de explorar las teorías que rodean al acontecimiento y a los antiguos habitantes de Stonehenge. De hecho, algunos expertos creen que los que construyeron el monumento eran conscientes del evento y podrían haber enterrado a sus muertos en una parte concreta del lugar por su relación con el fenómeno. 

También es posible que las cuatro «piedras de la estación» que forman un rectángulo en el monumento -dos de las cuales siguen en pie- se colocaran para marcar el evento. 

English Heritage tiene previsto retransmitir en directo la salida de la luna más meridional y organizar una serie de eventos durante la temporada del lunasticio como charlas, un planetario emergente, sesiones de observación de estrellas, cuentacuentos y una exposición en el espacio de exhibición. 

Clive Ruggles, catedrático emérito de arqueoastronomía de la Universidad de Leicester, afirmó que la alineación del monumento con el sol en pleno verano y en pleno invierno no dejaba lugar a dudas sobre su importancia para los constructores de Stonehenge. 

 «Pero lo que no tenemos tan claro es si existe alguna conexión física entre el monumento y la luna», resaltó. 

Durante la primera fase de Stonehenge, aproximadamente entre el 3.000 y el 2.500 a.c., se enterraban los restos incinerados de los difuntos y se depositaban ofrendas en el foso y la orilla del henge, así como en los llamados Aubrey Holes, 56 fosas dentro del foso que originalmente podrían haber albergado postes de madera erguidos. 

Conforme a expertos, muchas de estas cremaciones se concentraron en el sureste del monumento, alineadas en líneas generales con la posición más meridional de la luna. 

Para Amanda Chadburn, arqueóloga y miembro del Kellogg College de la Universidad de Oxford, observar esta conexión de primera mano en 2024 y 2025 es crucial.  

“Rastrear los extremos de la Luna no es sencillo, ya que requiere un calendario y unas condiciones meteorológicas específicas. Queremos entender algo de lo que supuso experimentar estas salidas y puestas extremas de la luna y ser testigos de sus efectos visuales sobre las piedras, por ejemplo, los patrones de luz y sombra», expuso la académica. 

Sigue el canal de El Ibérico en WhatsApp, donde encontrarás todas las noticias de Londres y el Reino Unido.

Mantente informado: Suscríbete a nuestra newsletter gratuita para recibir las últimas noticias, eventos, conciertos y promociones de Londres y el Reino Unido.

Imagen: Depositphotos.com.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio