Isco se queda fuera

 

Todo parece indicar que Carlo Ancelotti ya tiene más que asimilado el 4-3-3 como sistema idóneo para el Real Madrid. La delantera formada por Cristiano, Benzema y Bale, es el buque insignia en torno al cual parece girar todo el equipo, situación que ha dejado fuera a algunos de los jugadores más brillantes de esta temporada en sus primeros días: Di María e Isco.

El argentino, pese a su esfuerzo y ser muy del gusto de Ancelotti, cuajó unos primeros pasos de temporada espectaculares, siendo uno de los mejores del equipo. Lamentablemente se cruzó en su camino un galés, Gareth Bale, que en cuanto ha cogido ritmo ha arrinconado en el banquillo al Fideo.

Peor aún es la situación de Isco. El ex del Málaga llegó a Madrid como un torbellino, dejando claro desde los comienzos de la temporada el por qué de su fichaje: goles, portadas, elogios, aplausos, etc. Se ganó al Bernabéu enseguida y casi justificó la venta de Özil. En las primeras cinco jornadas sus números (4 goles) eran casi de pichichi. Lo que hacía presagiar un futuro más que prometedor en el club blanco.

Lamentablemente no ha sido así. Desde el Getafe no ha vuelto a marcar y su último partido completo fue el del Villareal, hace mes y medio. No jugó contra la Juve en Turín, ni contra el Rayo en Vallecas, ni el Madrid-Barça. Y en Champions las cifras son aún peores: 105 minutos de juego de 360 posibles. El conjunto blanco es una de las apuestas en Champions League como destaca esta sección, siendo Cristiano Ronaldo el máximo go9leador de la competición hasta el momento.

La realidad es que el día que Ancelotti optó por el 4-3-3, Isco quedó automáticamente fuera de juego. La delantera del Madrid es indiscutible hoy por hoy (prácticamente parece que es lo único que funciona bien del equipo) y la única opción que le queda al malagueño es la de reposicionarse como centrocampistas, que no es la suya por mucho que se le coloqué allí. Aún así, los pronósticos deportivos de betfair creen que Ancelotti recurrirá a las rotaciones, algo necesario para un calendario tan apretado como el que tiene el Madrid por delante.

Es la eterna historia del Real Madrid: Grandes jugadores que en cualquier otro equipo son indiscutibles, en el club blanco se sientan a mirar. Y es que es muy difícil ser la estrella en un equipo plagado de ellas.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio