La Isla de Pascua reclama su patrimonio al British Museum

0

Los habitantes de la Isla de Pascua reclaman que Hoa Hakananai’a, que forma parte de su patrimonio histórico, sea devuelto a su lugar de origen. Para quienes no estén familiarizados con este nombre, se trata del famoso moái que encontramos en el British Museum. La Royal Navy trasladó la milenaria obra de arte a Reino Unido en 1869. La estatua fue un regalo de Richard Ashmore Powell a la Reina Victoria.

El Presidente del Consejo de Ancianos de la Isla de Pascua, Carlos Edmunds, pidió ayuda al Gobierno chileno para recuperar el monolito. Los integrantes de la Comisión de Desarrollo consideran procedente este requerimiento debido a la probada capacidad de la Isla de Pascua para conservar su patrimonio -tal y como ha afirmado el Ministro del Bienes Nacionales Chileno Felipe Ward-.

Este moái estaba situado originariamente en el interior de una vivienda del centro ceremonial llamado Orongo. Los lugareños quieren que la obra vuelva a este lugar, ya que forma parte de su historia ancestral. Los habitantes polinesios de Rapa Nui, esculpieron la obra entre los siglos XII y XVII. Tenía un significado representativo en memoria de los antepasados difuntos. Así, los muertos traspasaban el poder sobrenatural a su descendencia.

Originariamente el conjunto escultórico estaba formado por más de 900 piezas. Desafortunadamente, la mayoría de ellas se perdieron durante la alta actividad volcánica de la Isla de Pascua en el S XVII. Hoa Hakananai’a, cuyo nombre en significa “el amigo escondido” es la única estatua moái hecha en basalto que se conserva.

Otro de los moáis que se conservan en la actualidad se encuentra en el Quai Branly de París.

vía:flickr autor: José María Mateos

British Museum. Fuente: José María Mateos vía Flickr.com

El patrimonio del British Museum

El British Museum se ha visto envuelto en muchas polémicas acerca de las piezas que conforman su colección permanente. Desde Egipto a la Isla de Pascua, pasando por Grecia, el origen y la forma de adquisición de las piezas expuestas despierta ciertas críticas entre los diferentes Gobiernos nacionales implicados.

El friso que originariamente formaba parte del Parthenon es una de las obras más reclamadas. Considerada una de las mayores batallas en el mundo de la cultura, el Gobierno griego siempre ha intentado recuperar las obras. Por otro lado, el British Museum las califica como “patrimonio universal”, viendo la reclamación como nacionalista y proteccionista. El Ministerio de Cultura griego inició el camino legal ante el Tribunal de La Haya. Los abogados especialistas en derechos humanos coinciden en que la obra forma parte del patrimonio griego. Sin embargo, el procedimiento se detuvo en el año 2015. Desde entonces, no se ha retomado. Esto podría considerarse como un desistimiento del Gobierno griego por recuperar los conocidos como mármoles de Elgin.

Las irregularidades en los procesos de adquisición afectan también a otras obras. Entre ellas, el mausoleo de Helicarnaso, los mármoles de Artemisa de Éfeso, y una estatua Cariátide del templo de Erecteón. El arte egipcio también tiene lugar en el British Museum: numerosos sarcófagos como el de Nectanebo II, valiosos papiros o estatuas colosales como la de Ramsés II.

Una publicación compartida de British Museum (@britishmuseum) el

Sobre el autor

Abogada de profesión, periodista de vocación.

Deja tu comentario