¿Trampa en Trípoli?

La mayoría de los medios internacionales han querido pintar la imagen de que en Trípoli hay un levantamiento juvenil y popular que está desintegrando a un régimen que es descrito como una tiranía que dura 42 años. Los hechos muestran un panorama más complicado. Said al-Islam afirma que los aliados de la OTAN cayeron en una trampa de ratas (como así suelen denominar a sus enemigos) al llevarlos a pelear en Trípoli. Allí sus fuerzas les vienen emboscando y cortando sus líneas de abastecimiento.

Ese tipo de táctica ya se ha dado antes en Irak o Somalia donde los oponentes de la OTAN dejan que los soldados ligados a ésta entren a metrópolis que ellos controlaban para darles un combate casa por casa o calle por calle utilizando francotiradores o trampas al mismo tiempo que los aviones no pueden bombardearles mucho, bajo riesgo de crear muchas bajas civiles y con ello perder legitimidad en manos de los ‘anti-yanquis’. Lo que viene pasando en Trípoli muestra que ni es cierto lo que siempre ha dicho Gadafi (que su pueblo lo ama) ni lo que dicen sus ex ministros, quienes ahora lideran el Gobierno transitorio (que el pueblo se iba a levantar en Trípoli para saludar a sus liberadores).

Tras casi medio año de guerra civil y de intensos bombardeos por parte de EEUU y sus aliados, Gadafi viene resistiendo en su capital meses y no semanas como pasó con los talibanes o Saddam Hussein. Es indudable que él aún concita apoyo en varios sectores populares, quienes en sus 42 años gozaron de pasar de ser una de las naciones más pobres del mundo a una de las menos pobres y desiguales de África, y a tener un mejor nivel de vida y educación que durante la autocrática monarquía de Idris (1951-69), cuya bandera e himno son los emblemas de los rebeldes.

Parte de la prensa internacional quiere mostrar una simplista disputa entre un tirano aislado y un levantamiento popular pro-democracia.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio