Jacobo Priegue: “La clave está en sentarse y teclear, no esperar a que llegue la inspiración”

1

Jacobo Priegue es un profesor de español asentado en Londres. Amante de la literatura, estudió Filología Hispánica en la Universidad de Santiago de Compostela. Cuando terminó la carrera, empezó el doctorado en Literatura Española e Hispanoamericana, aunque decidió no terminar la tesis y estudiar en su lugar un máster de español para extranjeros. Fue en ese momento cuando empezó a pensar en la posibilidad de venir a Reino Unido a dar clases de español

.

Tras pasar por varios colegios y ciudades, desde hace unos años combina su trabajo como docente en un instituto de secundaria de Londres con el arte de la escritura, una tarea difícil teniendo en cuenta las exigencias de ambas profesiones.

Desde El Ibérico nos hemos reunido con él para que nos hable de su primera novela, ‘The Outcast Son’, un thriller escrito en inglés con protagonista española en el que se funden la superstición, el misterio y la búsqueda de la felicidad.

¿Qué fue lo que le animó a escribir ‘The Outcast Son’?

Siempre me ha gustado escribir. Decidí estudiar literatura en la universidad porque me parecía una oportunidad excelente de mejorar mi técnica y convertirme en escritor, aunque con el paso de los años comprendí que, salvo en un puñado de casos, esta profesión es sinónimo de hambre. Por ello continué con la escritura solo como afición y decidí dedicarme a la enseñanza.

Me animé con este libro en concreto cuando me mudé a Londres y comencé a trabajar en un colegio donde tengo los fines de semana libres, así que decidí usar este tiempo para retomar una afición que nunca había abandonado del todo.

¿Cómo se le ocurrió la historia? ¿En qué se ha basado para escribirla?

Cuando empecé a escribir esta novela ya llevaba un tiempo dándole vueltas a un artículo que había leído en un periódico británico. Enseñaban la foto de un niño nigeriano en su primer día de colegio, y la comparaban con una foto del mismo niño un año antes, cuando una voluntaria de una ONG lo rescató de un poblado en un estado lamentable y con claros signos de inanición. La historia que acompañaba estas imágenes era perturbadora: el niño había sido abandonado por su familia y repudiado por la comunidad porque aseguraban que era la reencarnación de un brujo. Me pareció increíble que el pequeño hubiera estado tan cerca de la muerte por una estúpida superstición, y pensé que este era un tema poderoso sobre el que me gustaría escribir.

Mi libro se ha inspirado un poco en esta historia, aunque solo la tomo como punto de partida para establecer un juego con las creencias y la predisposición del lector, que nunca sabe si las cosas que le pasan a la protagonista son fruto de la casualidad o si realmente hay algo extraño en niño.

¿Se ha inspirado el algún hecho de la vida real? ¿Tiene referencias personales?

Además de la historia del niño abandonado que ya he mencionado, algunos hechos de mi vida se ven inevitablemente reflejados en la novela, aunque he intentado evitar diferenciarme de la protagonista lo máximo posible. Esta es una de las razones por las que el personaje principal, que es además el narrador, es una mujer.

¿Tiene pensado hacer una segunda parte o más de ‘The Outcast Son’?

Hay lectores que se enfadan mucho cuando el final del libro queda abierto, así que me he decantado por dejar todo bien atado. Sin embargo, sí me parece que la historia puede dar más de sí, y los personajes aún tienen mucho que vivir y muchas posibilidades narrativas. Mentiría si dijera que no me gustaría escribir una secuela o spin-off centrándome en algunos de ellos.

portada

‘The Outcast Son’, primera novela de Jacobo Priegue.

¿Cuáles son sus referencias literarias?

Obviamente, los clásicos de la literatura española e hispanoamericana que leí cuando estudiaba filología hispánica, aunque de entre todos ellos yo diría que Valle-Inclán es el que ha tenido más influencia. Cuando leí Luces de Bohemia en el instituto me impactó muchísimo, y fue probablemente una de las razones por las que elegí mi carrera. Otro escritor gallego que siempre tengo presente es Álvaro Cunqueiro y su capacidad para expresar la idiosincrasia de un país a través de su realismo mágico.

En el ámbito internacional, Kafka, Tolstoi, Dostoievski, Orwell y Camus son mis favoritos, aunque también leo autores más actuales (y menos conocidos) que autopublican novelas escritas en el mismo género que la mía.

Después de estudiar un máster de español para extranjeros, ¿cómo surgió la idea de venir a Inglaterra para enseñar español?

La verdad es que llevaba unos años dándole vueltas. Al tiempo que estudiaba para el máster aprendía inglés en la Escuela Oficial de Idiomas, y veía como poco a poco todo empezaba a tener sentido y todo me llevaba en una dirección. Cuando acabé mis prácticas del máster en los Cursos Internacionales de la USC tuve la oportunidad de hacer una entrevista para un colegio de Inglaterra que buscaba asistentes de español. Al final pasé la entrevista y estuve dos años trabajando como asistente de conversación antes de convertirme en profesor, que es mi trabajo actual.

¿Cómo es combinar el trabajo de profesor, que puede ser muy exigente, con escribir una novela?

La enseñanza es una profesión muy exigente, mucho más de lo que la gente cree. Y aunque tengo poco tiempo, para mí escribir es parte de mi descanso. Es un placer, algo que hago en mi tiempo libre porque me gusta, como leer o ver una serie de televisión. Recuerdo que cuando estaba escribiendo la última parte de la novela estaba deseando terminar la clase y llegar a casa para ponerme a escribir. La clave está en sentarse y teclear, no esperar a que llegue la inspiración, y terminar lo que empiezas.

¿Por qué decidió autopublicarse?

Principalmente porque es más fácil y rápido. Con Kindle Direct Publishing (o KDP), cualquiera puede lanzar un título tanto en formato eBook como en papel, y los derechos de autor son del 70%. Amazon se queda con el 30, pero ofrece a cambio sus infraestructuras y su red de distribución, que no es nada desdeñable. Además, con las editoriales tradicionales pierdes el derecho a decidir sobre tu obra durante el periodo de tiempo que dure el contrato: ellos tienen siempre la última palabra en cuanto al título, la portada e incluso el contenido del libro. Sé que no me voy a hacer rico con mi novela, pero al menos tengo la certeza de que nadie se va a aprovechar de mi trabajo y de que tengo el control absoluto sobre mi obra.

El único problema de autopublicarse es la promoción. Tú controlas todo el proceso, incluido el marketing, por lo que si no te gustan las redes sociales, los foros o participar en sitios web especializados quizás buscar una editorial tradicional sea lo mejor. Con millones de libros autopublicados pululando por Kindle, el mayor desafío de los autores independientes es el de hacerse ver. La verdad es que estoy aprendiendo un montón de cosas de las que no tenía ni idea acerca de cómo funciona el mercado, y lo que más me motiva es recibir las valoraciones de los lectores y ver que mis esfuerzos al escribir el libro han servido para entretener a la gente.

Sobre el autor

Estudiante de Periodismo en la Universitat Jaume I (Castellón de la Plana). Me encanta viajar, escuchar música y leer. Los conciertos y festivales son mi hábitat natural. También me gusta mucho la playa y el buen tiempo, por eso solo estoy de paso por Londres.

1 comentario

Deja tu comentario