La British Library destapa los mitos de la propaganda

La exposición Propaganda, Power and Persuasion permanecerá abierta hasta el 17 de septiembre  

En un célebre cartel de 1914, pegado en cada esquina de Reino Unido al estallar la Primera Guerra Mundial, el ministro inglés de la guerra, el general Kitchener, señalando al espectador con el dedo, le grita con una voz atronadora: ‘Your Country needs YOU’. Aun más penetrante es el cartel norteamericano en el cual el Tío Sam señala al público con el dedo, gritando ‘I want you for the US Army !’ .

Ambos carteles figuran en la exposición “Propaganda, Power and Persuasion”, que está siendo acogida por la British Library, en cuya sala de exposiciones se nos ofrece una selección imponente de carteles, películas y otros medios empleados para hacer propaganda, principalmente durante las dos guerras mundiales, las revoluciones rusa, cubana y china, y el auge comunista, fascista y nazi.

La técnica de la persuasión busca establecer autoridad sobre el espectador, tal como hacen Kitchener o el Tío Sam. Sin embargo, la propaganda trabaja también sigilosamente, explotando insidiosamente creencias ya existentes, y la exposición en la British Library nos presenta dos ejemplos aterrizadores. Se trata en este caso de dos películas de los nazis. Uno se titula ‘El judío eterno’, película en la que la tranquilidad y tono de voz racional del comentarista consigue el efecto de reforzar las opiniones antisemitas.

La Alemania de Hítler llevó a cabo también una película sobre el tema de personas con deficiencias mentales, la cual es aun más repelente porque sabemos que su finalidad era concienciar al pueblo alemán de la necesidad del asesinato de miles de conciudadanos suyos que por ser minusválidos físicos o mentales no merecían por más tiempo la protección de la sociedad.  

Las técnicas más modernas de la propaganda se emplean en tiempo de guerra. En este sentido Estados Unidos tiene una nota sobresaliente. La exposición presenta tres carteles de Norman Rockwell, el célebre artista cuyas obras del estilo ‘gótico americano’ ilustraban la cubierta del Saturday Evening Post. Uno de los tres , sobre el tema de la típica familia norteamericana, representa a la madre sirviendo la comida al resto de la familia, que aparecen sentados alrededor de la mesa . El lema del cartel es ‘es para esto que luchamos’. Es decir, no es cuestión de política o de dominio militar, sino la protección a una visión idealizada de la vida en la sociedad norteamericana.  

Para levantar la moral de los pueblos ocupados por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial (1939-45), se imprimieron miles de panfletos para tirar desde aviones. Algunos pocos sobrevivieron. Se exhiben aquí unos ejemplares cuyo tema es a menudo la puesta en ridículo de un enemigo que se las daba de invencible.  

Otra técnica muy empleada, sobre todo en la Primera Guerra Mundial, era la propaganda que acusaba al enemigo de cometer atrocidades. Los alemanes, durante su paso fulgurante por Bélgica en 1914, fusilaron a miembros de la resistencia y destruyeron la ciudad universitaria de Louvain. Sin embargo, investigaciones realizadas después de de la guerra demostraron que gran parte de la propaganda de atrocidades (tal como la violación de monjas, mito de la Guerra Civil Española también) era falsa, lo cual, trágicamente, llevó a la negativa de algunos políticos ingleses a aceptar la verdad de las atrocidades cometidas por los nazis, sobre todo en la Europa Oriental.

Otro método propagandístico de la guerra se basaba en destacar el tema de la unidad nacional. Durante la guerra de 1939-45 se rodó en Inglaterra una película de gran éxito, que todavía se transmite con cierta regularidad en la televisión, llamada Millions like Us’ (‘Millones como nosotros’) . El tema es la unidad de clases. En la película un grupo de muchachas de origen social variado aprenden cómo vivir y trabajar juntas en una fábrica de material de guerra. La exposición de la British Library ofrece también unos cuantos minutos de una película alemana bastante semejante, en la cual unas muchachas acuden alegres a su turno en una fábrica de armamentos, sin que se vea ni siquiera un solo nazi uniformado . Ahora bien, en Alemania el concepto de unidad nacional adoptó una forma mucho más siniestra: el potente eslogan nazi ‘Ein Volk, ein Reich, ein Fuehrer’(‘Un pueblo, un Estado, un jefe’),debajo de un retrato de Hítler en postura de líder. Hoy nos parece ridículo, algo como el retrato de Napoleón vestido como emperador , el cual se ve al principio de esta exposición .  

“Propaganda, Power and Persuasion” subraya como la propaganda emplea verdades selectivas, presenta falsas figuras de autoridad, y crea certezas en la mentalidad pública por medio de semiverdades, y echa mano a la explotación de miedos y prejuicios a la vez que utiliza un patriotismo saludable y unos mensajes útiles y valiosos.

 

Propaganda, Power and Persuasion
British Library
96 Euston Road, Londres, NW1 2DB
Precio: 9 libras para los adultos, con descuentos y concesiones disponibles y gratis para menores de 18 años
Hasta el 17 de septiembre

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio