La contaminación por dióxido de nitrógeno en Londres se dispara

Reino Unido londres conducir contaminación ulez
Brian Minkoff / Shutterstock.com

Según ha revelado el diario londinense The Evening Standard, la contaminación por dióxido de nitrógeno (NO2) en Londres ha alcanzado su mayor nivel desde el inicio de la pandemia del Covid-19. Cabe destacar que el NO2 es uno de los principales contaminantes del aire y es producido en gran parte por los automóviles. Al haber superado ampliamente los límites recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para este año, los ayuntamientos de la capital británica están tomando medidas radicales con el fin de corregir esta situación.

Algunas de las medidas que han tomado barrios como Lambeth y Hammersmith & Fulham han sido las de controlar el tráfico, ya que los altos niveles de NO2 estaban poniendo en peligro la salud de los residentes. Y es que según relata un informe de la Alcaldía de Londres sobre la Zona Ultra de Bajas Emisiones (ULEZ, por sus siglas en inglés) publicado en julio: «Desde finales de 2021 y hasta 2022, las concentraciones en las carreteras del centro de Londres han aumentado». Y añade: «Esto se debió probablemente a la vuelta a la actividad económica tras los impactos de la pandemia».

La contaminación en Londres han aumentado dramáticamente

Las concentraciones medias de dióxido de nitrógeno en las carreteras del centro de Londres aumentaron de 39 microgramos por metro cúbico (µgm-3) entre abril y junio de 2020 (periodo de pandemia), a 42 µgm-3 durante el mismo periodo de 2022, según muestra el informe.

El profesor Frank Kelly, director del Grupo de Investigación Medioambiental del Imperial College de Londres, dijo, refiriéndose a los nuevos datos: «Es mucho peor para nosotros de lo que se entendía en un principio». Y sobre la forma en la que tienen que actuar las autoridades manifestó: «Tenemos que hacer mucho más de lo que pensábamos que deberíamos hacer».

En cuanto a la zona ULEZ (área de Londres donde se cobra una tarifa por conducir los vehículos más contaminantes), Kelly explicó que, aunque los niveles de NO2 están en máximos, aún están por debajo de los niveles prepandemia.

La concejala de Lambeth, Rezina Chowdhury, ha dicho por su parte a The Evening Standard: «Todos deberíamos estar muy preocupados. Para las personas vulnerables como los niños, ancianos y aquellos con problemas de salud existentes, los riesgos de la contaminación del aire son mucho más graves».

Como solución, el Gobierno británico se ha comprometido a poner fin a la venta de todos los coches nuevos de gasolina y diésel a partir de 2030. Pero, mientras tanto, los ayuntamientos están adoptando medidas y destinando dinero para la causa.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio