La prohibición de conducir durante el día en Tottenham Court reduce el tráfico en dos tercios

Autobuses eléctricos
Ron Ellis / Shutterstock.com

Un plan de 35 millones de libras de 2016 que convirtió Tottenham Court Road en una calle de doble sentido y prohibió los coches durante el día ha reducido los niveles de tráfico en dos tercios. El número de vehículos que utilizan la carretera en días laborables se ha reducido en un 65%, pasando de una media de 8.839 en marzo de 2017 a 3.124 en marzo de este año.

También ha habido una caída del 32% en el tráfico en toda la zona de Bloomsbury a la par que la calidad del aire ha mejorado. En Tottenham Court Road, donde solo se permite la circulación de autobuses y bicicletas de 8 a 19 horas de lunes a sábado, se realizan ahora casi 3.000 desplazamientos diarios en bicicleta, un 21% más en un año.

Se espera, además, que los niveles de tráfico se reduzcan aún más cuando se pongan en marcha las cámaras de control, ya que los 500 conductores diarios que ignoran las restricciones se enfrentarán a multas de 130 libras.

Adam Harrison, miembro del gabinete para un Camden sostenible, ha dicho: «Esto demuestra que cuando se intenta cambiar una calle, se pueden conseguir múltiples beneficios si se hace bien. Puede que se empiece tratando de solucionar los tiempos de viaje en autobús o la seguridad vial, pero una calle es un lugar donde la gente debe reunirse o congregarse, no sólo ir deprisa».

El plan ha convertido la zona en más atractiva

Los cambios se plantearon por primera vez en 2009 para mejorar la fiabilidad de los autobuses. El plan actual, financiado en parte por Transport for London, se aprobó en 2016, en parte para mejorar el entorno para los miles de visitantes que se espera atraigan a la zona con la apertura de la línea Elizabeth. El ayuntamiento de Camden, que encargó el estudio a la consultora Aecom, ha confirmado que, en efecto, los cambios han hecho que la zona sea más atractiva para los residentes y los compradores.

«Creo que demuestra lo que se puede conseguir en el centro de Londres, en zonas donde la gente podría pensar inicialmente que es demasiado difícil. Definitivamente es más agradable, es menos ruidoso. Esperamos que todos los oficinistas vuelvan y vean Tottenham Court Road como un lugar para pasar el tiempo», ha añadido Harrison. Se espera, en consecuencia, que este éxito pueda animar a los nuevos dirigentes laboristas del ayuntamiento de Westminster a ser audaces a la hora de abordar los problemas de la vecina Oxford Street.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio