La residencia más cara del mundo está en España y es de un inglés

Recientemente ha cambiado de propietario, pero la nacionalidad de ambos es de Reino Unido

Un castillo, siete casas, una playa privada donde gozar de las aguas transparentes del Mediterráneo y un bosque donde perderse. Es la carta de presentación, ‘a grosso modo’ de la casa más cara de España. Su nombre, Sa Fortalessa, y su situación privilegiada, la bahía de Pollença, en la Isla de Mallorca. Este paraíso terrenal guarda una relación con el Peñón de Gibraltar, y no, no nos referimos a los famosos simios que habitan la gran roca, y cuya procedencia es todo un misterio, en este caso no hay ni rastro de monos. Más bien tiene que ver con las personas que viven en ambos lugares, ni más ni menos que ingleses. Así es, las llaves de la mansión más cara de España están en el bolsillo de un británico.

A través del periódico español El Mundo hemos conocido que la residencia que muchos de los habitantes del país de la piel del toro desearían tener, estaba a la venta, su ex propietario era John Ogden, quien ha vendido su ‘mansión a un compatriota’, según hace constancia la publicación del grupo Unidad Editorial. La identidad del afortunado se desconoce, al igual que el precio que ha tenido que pagar para que este inmueble forme parte de su patrimonio. Se rumorea que el inmueble podría rondar ‘decenas de millones de euros’. Esta predicción millonaria estaría justificada si se tienen en cuenta los datos que el medio de comunicación recoge en su texto, ya que hace alusión a las primeras cifras económicas que se barajaron hace tres años cuando el propietario de Sa Fortalessa pretendió por aquel entonces deshacerse de la mansión, dos conocidas inmobiliarias de la Isla pusieron sobre la mesa sus ofertas, entre 100 y 120 millones de euros.

Estas cifras son inalcanzables para la mayoría de los mortales, que solo podrán ver este enclave desde la lejanía, otros en cambio, los que no puedan ni viajar hasta Mallorca, se tendrán que conformar con las vistas aéreas que ofrece Google Maps, y es que de la ilusión también se vive.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio