La Tate adquiere una obra en la galería española Helga de Alvear

El stand de Helga de Alvear aparece ocupado en su totalidad por la obra de la artista portuguesa Helena Almeida. Su forma de trabajar es peculiar. Durante 40 años la artista ha desarrollado su personal lenguaje. El proceso creativo empieza con los bocetos que dibuja, decide como posar y los objetos o vestimenta que va a llevar puesta. Almeida se retrata asi misma, siempre aparece en sus fotos.

 

Tras servir de modelo en repetidas ocasiones a su padre, el escultor Leopoldo Almeida, decidió ser su propio modelo. Tras los minuciosos preparativos, su marido, el también artista Artur Rosa, se encarga de disparar la cámara, esto le ayuda a mantener la atmósfera intimista que respiran sus fotos. Unas veces las obras estan intervenidas, añade color al original en blanco y negro o la acompaña de una instalación sonora. Aunque siempre ha evitado estar vinculada a tendencias o estéticas, su trabajo se encuentra a mitad de camino entre el arte conceptual y el body art. Muchos la han comparado con Marina Abramovic en su búsqueda de los límites del cuerpo. El resultado es una obra cargada de poesía que vincula al observador de la obra y su situación concreta en el espacio.

Como reconocimiento a su trayectora profesional, el trabajo de Almeida ya forma parte del fondo de la Tate Gallery, templo del arte contemporáneo, ya que una de las tres adquisiciones que ha hecho en esta edición de Frieze, ha sido una de sus obras.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio