La Tierra está girando más rápido que nunca

0

Según el Servicio Internacional de Sistemas de Referencia y Rotación de la Tierra (IERS) la velocidad de la Tierra se está acelerando. Parece que incluso nuestro planeta estaba deseando que el 2020 acabase cuanto antes. La velocidad de rotación de la Tierra registrada en 2020 es ligeramente mayor que desde 1973. Los astrofísicos consideran que puede que sea necesario añadir un «segundo negativo bisiesto». Su función es reajustar los relojes atómicos. Hasta ahora se han agregado segundos extra para compensar el retraso de la Tierra, pero se cree que pronto habrá que restarlo.

Factores que afectan a la rotación de la Tierra

La velocidad de movimientos de la Tierra se ve afectada por diversos factores. Entre ellos se encuentra el núcleo magmático interno, los océanos y la atmósfera. También por la erosión de las montañas e incluso hay quien sostiene que la aceleración es mayor debido al calentamiento global por el deshielo de los glaciares.

Los movimientos interplanetarios afectan a su forma de gravitar, y por ende, a su propia rotación, traslación, precesión y nutación. Según el científico astrofísico, Graham Jones, «los días en 2021 serán más cortos y se prevé que el año 2021 será el más corto en décadas”, declaró.

Relojes atómicos

Los relojes atómicos de alta precisión se desarrollaron en la década de 1960 y establecieron que el día solar equivale a 86.400 segundos. Desde que su desarrollo, se ha podido registrar los datos de la velocidad de rotación de la Tierra. Para ello, miden el minutaje de rotación tomando como referencia diferentes objetos astronómicos distantes. De media, en 2020, la Tierra ha conseguido acelerar la rotación sobre sí misma unos 0,5 milisegundos. Se batió el récord  durante 28 días del pasado año. El 19 de julio de 2020, los relojes atómicos registraron una rotación bastante más acelerada, unos 1,4602 milisegundos más rápido de lo usual.

Al final del año, los relojes atómicos habrán acumulado una compensación de 19 milisegundos. Para la vida diaria no supondrá ninguna diferencia, pero puede tener consecuencias para, los satélites o los equipos de comunicaciones. Por eso hay grandes detractores de los segundos intercalares.

 

Sobre el autor

Estudiante de periodismo en la Universidad Miguel Hernández. A la curiosidad solo la calma la información veraz. Amante de la escritura sobretodo cuando sirve de altavoz al interés general.

Deja tu comentario