Las 3 estafas más sorprendentes de la historia de los casinos

0

El pasado mes de diciembre, un grupo de cuatro hombres de origen georgiano fueron detenidos por la policía de Barcelona después de estafar 34.000 euros en el Casino Barcelona. Llegados a este punto, muchos lectores estarán imaginando un plan maestro al más puro estilo de Hollywood, con un método sofisticado e innovador, pero nada más lejos de la realidad. Mientras los integrantes del grupo llamaban la atención del croupier, uno de los estafadores cogía la pelotita de la ruleta con la mano y simplemente la depositaba sobre el número exacto al que habían apostado a lo grande. Un plan tan cutre como efectivo, ya que pudieron llevarlo a cabo durante varios días. Hasta que los propios vigilantes de seguridad del espacio de ocio repasaron las grabaciones y avisaron de lo sucedido a los Mossos d’Esquadra.

La ciudad de Barcelona también fue el escenario elegido por otro grupo de estafadores de casinos en noviembre de 2018. En esa ocasión, tres ciudadanos chinos fueron detenidos por agentes de la Policía Nacional acusados de engañar a las máquinas tragaperras de diferentes bingos de Cataluña mediante la manipulación de billetes de cinco euros. Estos estafadores introducían el billete de cinco euros, previamente modificado, en la máquina y esta lo detectaba como si en realidad fuera un billete de 50 euros. De esta forma, al seleccionar la opción de recuperar el importe podían conseguir 50 euros por cada billete de cinco que introducían. Un sistema más sofisticado que el utilizado por el grupo de estafadores georgianos en el Casino Barcelona y que demuestra que las estafas a los establecimientos de ocio nunca pasan de moda.

La historia está repleta de jugadores, tanto aquellos que buscan ganar grandes cantidades de dinero como los que simplemente les mueve la emoción de realizar estos actos ilegales, que han buscado innumerables formas de hacer trampas para derrotar al casino. La creatividad no tiene límites cuando se trata de vencer al sistema, ya que los estafadores siempre buscan las ideas más innovadoras para intentar conseguir su objetivo. Unos planes que siempre suelen terminar con la detención de estos jugadores, aunque también hay casos donde los estafadores han sido lo suficientemente ingeniosos para derrotar al espacio de ocio y salir con el dinero sin levantar ningún tipo de sospecha. En cualquier caso, te presentamos las estafas más sorprendentes de la historia de los casinos.

El ‘AS’ bajo la manga

‘Tener un As en la manga’ es una expresión que se utiliza de vez en cuando en nuestro idioma. Esta expresión significa que una persona tiene una ventaja importante oculta que el resto de las personas desconocen. En una partida de cartas se refiere a ese momento en el que un jugador oculta el As, que es la carta con mayor valor de la baraja, hasta el momento en el que sea necesario utilizarla para vencer al resto de oponentes. Sin embargo, también se puede utilizar en historias como la de Young Su Gy y Wookyung Kim. Dos ciudadanos surcoreanos que utilizaron un dispositivo conocido como “Hold-Out”, el cual permitía esconder cartas dentro de la manga, para estafar casi un millón de dólares al Foxwoods Casino Resort, ubicado en el estado de Connecticut.

Young Su Gy, de 60 años, y Wookyung Kim, de 34, viajaron al Foxwoods Casino Resort para jugar al blackjack, un juego donde el croupier juega su mano después de que todos los jugadores presentes en la mesa hayan jugado sus respectivas manos. Sin embargo, el sistema empleado por estos dos ciudadanos surcoreanos no implicaba el clásico conteo de cartas tan popular en la historia de los casinos, sino un dispositivo mecánico conectado al antebrazo izquierdo que podía almacenar entre cinco y siete cartas. De esta forma, uno reemplazaba las cartas durante la partida mientras que el otro escondía las cartas del croupier. Todo ello con una serie de distracciones enfocadas tanto en el croupier como en el resto de los jugadores presentes en la mesa de juego. La trampa fue descubierta debido a una auditoría aleatoria de grabaciones de video de seguridad realizada en el casino.

La estafa de las lentillas

La tecnología siempre ha sido una gran aliada de los estafadores de casinos, y si no, que se lo pregunten a Stefano Ampollini. Este jugador de póker de origen italiano, apodado ‘Parmesan’, consiguió hasta 60.000 libras en una sola noche de juego en el Casino Barriere Les Princes de la ciudad francesa de Cannes. El estafador contó con la ayuda de un cómplice italiano, con nombre en clave ‘The Israeli’, que trabajaba en el casino y que se encargaba de marcar las cartas de la baraja de póker con tinta invisible. De esta forma, Ampollini, que había adquirido unas lentillas especiales en China por 1.8000 libras, podía leer todas las cartas que había en la mesa de juego.

A pesar del complejo sistema diseñado por el jugador italiano, uno de los más sofisticados a lo que se refiere a las trampas en los casinosla seguridad del casino encontró su comportamiento demasiado extraño, porque ganó la partida con demasiada facilidad y, especialmente, porque se dobló hasta en dos ocasiones cuando tenía una gran mano, por lo que sugería que conocía las cartas del croupier. Una situación similar a la que vivió dos años después Bruce Koloshi en el Casino Mohegan Sun de Connecticut, Estados Undios. Este jugador de póker también utilizó unas lentillas especiales para ver la tinta invisible de las cartas, pero no contó con que la tinta era visible para las cámaras de seguridad del casino cuando emitían la señal en blanco y negro.

Hackeando las cámaras de seguridad del casino

La saga Ocean’s es la trilogía de atracos de casinos más conocida del mundo cinematográfico. Una historia de atracos que no está tan lejos de la realidad, como demostraron el conocido como grupo de las ‘ballenas’ en Australia. Un grupo de estafadores que hackearon la red de cámaras de vigilancia del Casino Crown y que descubrieron todas las cartas de los jugadores presentes en la mesa de juego. Una información privilegiada que proporcionaron al jugador presente en la mesa, con la que, gracias a esta ventaja, consiguió ganar 33 millones de dólares. Finalmente, las autoridades del casino australiano detectaron que habían interceptado su sistema de seguridad y detuvieron al jugador.

Sobre el autor

El Ibérico Gratuito es el único periódico quincenal escrito en español para la comunidad española e hispanoparlantes de Londres.

Deja tu comentario