Portada | Cultura y Ocio | Las crónicas de la Guerra Civil que jamás se publicaron

Las crónicas de la Guerra Civil que jamás se publicaron

Portada del libro de Buckley Vida y Muerte de la República española.

El periodista inglés Henry Buckley escribió uno de los testimonios más profundos sobre la Guerra Civil Española. Un bombardeo alemán provocó que casi todas sus copias ardieran justo antes de ser publicadas. 70 años después, su libro vuelve a ver la luz en Reino Unido

Henry Buckley llegó a España por primera vez en 1929, y rápidamente quedó prendado de un país repleto en pasiones, sumido en la pobreza y el analfabetismo y rebosante de ideas de cambio. Por entonces cruzaba Madrid sin saber que, años más tarde, y tras el estallido de la Guerra Civil, se vería obligado a parapetarse entre trincheras en esas mismas calles para evitar los impactos de balas y obuses, esta vez como corresponsal de The Daily Chronicle. Desde ese momento, Buckley comenzó a tomar notas de todo lo que acontecía a su alrededor, sin saber que sus apuntes se convertirían en uno de los testimonios más reconocidos de la Guerra Civil Española.

«Buckley vio más aspectos de la Guerra Civil que cualquier otro corresponsal extranjero de cualquier país e informó de ello con una escrupulosa observancia de la verdad», escribió William Forrest en su día. Paul Preston, quien firma el prólogo de Vida y Muerte de la República española (I.B. Tauris) -el libro recién publicado, que recoge las crónicas de Buckley- afirma que las vivencias de este periodista fueron elementales para el trabajo de profesionales como Hemingway, con quien compartió sus experiencias, o Hugh Thomas.

Buckley hizo una descripción detallada de las figuras políticas más relevantes de la época pero también retrato los males de quienes luchaban en las calles y padecían las peores miserias. Se mezcló con todo tipo de gentes, ejerciendo una completa labor periodística, y se curtió en una guerra que le cambió profesionalmente. Estuvo al pie de cañón, desde el nacimiento de la segunda república hasta la huida de los derrotados a través de la frontera con Francia. Tal y como reconocen los historiadores, en aquella época los periodistas extranjeros dieron una visión mucho más rica e interesante de lo sucedido, siempre gracias a la libertad de información de que gozaban en sus países y a que ellos no sufrieron la censura franquista, que acabó sistemáticamente con este tipo de crónicas en España, reescribiendo la historia desde el bando vencedor.

El relato de sus experiencias pudo haberse echado a perder por culpa del estallido de la Segunda Guerra Mundial y el impacto de los ataques alemanes sobre Londres. Al regresar a Reino Unido, Buckley logró reunir el suficiente apoyo editorial para publicar su libro, pero estando a punto de hacerlo, la aviación alemana dejo caer sus bombas sobre el almacén donde se guardaban las copias, destruyendo la mayoría de ellas y arruinando toda posibilidad de publicar las obras en el momento. Ha habido que esperar más de 70 años para que la historia reciba la luz de las crónicas de este testigo en primera línea del desastre español. «Fue un archivo viviente de la guerra», concluye Preston en su prólogo, «y nos dejó Vida y Muerte de la República española«, un digno documento a un gran corresponsal.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio