Las mujeres y minorías étnicas ganan 9.300 libras al año menos que los hombres blancos británicos

0

Un estudio del Instituto Internacional de Desigualdades y el Departamento de Política Social de London School of Economics (LSE) ha revelado que las mujeres y las personas de minorías étnicas ganan una media de 9.300 libras menos que los hombres blancos en Reino Unido; cuya media de sueldos es de 676,8 libras a la semana y 35.193,6 al año. Esto supone la pérdida de un total de 127 mil millones de libras de ingresos para las trabajadoras y personas de grupos minoritarios.

A pesar de las grandes desigualdades debidas a las diferencias étnicas, esta brecha salarial es, mayormente, de género. Según el estudio, las mujeres de todos los grupos étnicos ganan menos que sus homólogos masculinos. Siendo las blangladesíes las más castigadas, con una diferencia de algo más de 265 libras a la semana y casi 14 mil al año. Les siguen muy de cerca las mujeres paquistaníes. Un dato que llama especialmente la atención es que las mujeres británicas ganan menos que los hombres de cualquier otro lugar de procedencia, con una media de 210,8 libras menos a la semana y casi 11 mil al año. Tan solo los blangladesíes y pakistaníes, con unas diferencias en torno a las 10 mil libras anuales, tienen un poder adquisitivo menor que algunas mujeres de otras nacionalidades. 

Dentro de los hombres, los chinos son los que tienen un salario medio más próximo al de los británicos, con una pérdida de 17,5 libras a la semana y 910 al año. En el caso de ellas, son las mujeres negras caribeñas las que menos diferencias tienen respecto a los británicos blancos, aunque a pesar de ser la menor es considerablemente superior a la del género masculino. Estas ganan casi 150 libras menos a la semana, lo que supone alrededor de 7.700 al año.

Causas de las desigualdades salariales entre hombres y mujeres en Reino Unido

Según los responsables del estudio, la disparidad salarial atiende a diferentes causas. En algunas ocasiones se debe a elecciones propias para trabajar a tiempo parcial, aunque en otras muchas existen motivos como el desperdicio de las habilidades y capacidades de muchos empleados que terminan en puestos poco cualificados a pesar de su preparación o el conocido techo de cristal de las mujeres.

Sobre el autor

Deja tu comentario