Leicester se convierte en la primera ciudad británica en volver al confinamiento

0

La ciudad de Leicester estará aislada durante un periodo de tiempo determinado. Los casos de Coronavirus en esta área son tres veces más altos que la segunda ciudad inglesa con más diagnosticados. Por lo tanto, las escuelas y las tiendas no esenciales cierran, y se ha instado a los residentes a quedarse en casa y evitar todos los viajes posibles, excepto los esenciales. Además, las nuevas medidas también se aplican a los barrios exteriores de la zona; Oadby, Birstall y Glenfield. Mientras se toman estas medidas en Leicester, el resto de Inglaterra espera que se reduzcan las restricciones el 4 de julio.

Todo esto significa que los pubs, restaurantes, hoteles y peluquerías cierran a partir los próximos días, restringiendo también la salida de los ciudadanos de sus hogares, salvo para actividades esenciales. El secretario de Salud, Matt Hancock, que ha estado al frente de las nuevas normas, ha dicho que las escuelas permanecerán abiertas para aquellos alumnos que sean de familia vulnerable.

La vigencia de estas reglas será de, mínimo, dos semanas, aunque se podrían establecer reglas de distanciamiento social más estrictas si la situación no mejora o la gente no cumple las medidas. Sin embargo, Hancock ha agregado que las medidas no se mantendrán “más tiempo del necesario”. “Hemos decidido que a partir de mañana el pequeño comercio no esencial tendrá que cerrar”, ha dicho el secretario de salud. Esto significa también que la relajación de las medidas, previstas para el 6 de julio, no tendrán en cuenta el área de Leicester.

Un golpe para los negocios de Leicester que se preparaban para reabrir después de tres meses

El anuncio será un gran golpe para los dueños de negocios y empleados en toda la región que se preparaban para reabrir este sábado, después de tres meses cerrados. La proximidad de la total reapertura de los negocios animaba a los empresarios que estaban en una difícil situación, pero esto supone un duro contratiempo para los negocios de la zona.

El confinamiento de la ciudad de Leicester era casi de forma inminente y, tal y como informamos en El Ibérico ayer, el Gobierno británico estaba planteándose tomar medidas de forma breve. Ya lo anunció Boris Johnson anteriormente a Sky News: “Estamos preocupados por Leicester, y quiero enfatizar que todavía no estamos fuera de peligro”. Estas declaraciones se producieron después del conocido brote que se ha originado en la fábrica de galletas en South Wigston, cerca de Leicester.

Ante la incertidumbre de la situación, la Organización Mundial de la Salud ha advertido y recordado recientemente que el Covid-19 aún se propaga a gran velocidad, y que los países que están en proceso de desescalada están sufriendo casos de rebrotes locales.

Sobre el autor

Deja tu comentario